Cargando contenido

La declaración del padre del exembajador salpicó a los exmagistrados Leonidas Bustos y Francisco Ricaurte.

Alejandro Lyons
Ex gobernador de Córdoba, Alejandro Lyons
Noticias RCN

Alejandro Lyons de la Aspriella padre del exgobernador de Córdoba, Alejandro Lyons, aseguró en declaración juramentada que los exmagistrados Leónidas Bustos y Francisco Ricaurte, le pidieron a su hijo 20.000 millones de pesos para beneficiarlo en un proceso ante la Corte Suprema de Justicia.

El testigo compareció en el juicio que se adelanta contra Ricaurte por su presunta participación en el escándalo del ‘cartel de la toga’.

Ante el juez 10 Penal del Circuito con Función de Conocimiento de Bogotá, Lyons de la Aspriella aseguró que sostuvo una conversación con su hijo a raíz de las exigencias de fuertes sumas de dinero que le estaban haciendo y señaló que esa conversación lo dejó preocupado y angustiado.

Lea también: 'Epa Colombia' asegura que no tiene dinero para pagar multa por actos vandálicos

“Alejandro me dice: Los magistrados me están pidiendo 20.000 millones de pesos y yo le contestó: ¿Qué magistrados? y me respondió: -El doctor Leonidas Bustos y el doctor Ricaurte y otras personas más- entonces yo le digo: ¿Quién más? – y me dijo: - hay un fiscal- pero él no me dijo el nombre”, dijo.

De la Aspriella aseguró que esa conversación surgió luego de una reunión en la que se formalizó la petición económica.

También dijo que conoció a raíz de la situación a la excongresista Muriel Benito Revollo y al exmagistrado Camilo Tarquino.

Lyons de la Aspriella mencionó que la excongresista le dijo que era amiga de Tarquino y que él podía ayudarlo a que su hijo saliera avante de este proceso que se adelantaba en su contra.

Relató que se llevó a cabo un encuentro con Tarquino en su casa y acordaron que él se encargaría de determinar qué se podía hacer dentro del caso.

Lea también: En libertad dos exfuncionarios procesados por pedirle sobornos a Otto Bula

Según dijo,  luego de una semana recibió una llamada de Benito Revollo, manifestándole que se necesitaban cerca de 60 millones de pesos para que el exmagistrado, empezara a buscar una salida al proceso de su hijo y que esto sucedería con diversas reuniones entre amigos.

El testigo aseguró que se pagaron 30 millones de pesos como parte del monto solicitado; en medio de un encuentro posterior, Tarquino le manifestó que el proceso tenía dificultades que debían atenderse.

Según recordó luego de esa reunión se hizo la exigencia de los 20.000 millones de pesos.

También narró que en el 2017, viajó a visitar al exgobernador de Córdoba, que para ese entonces vivía en Miami (Estados Unidos) y estando allí, sostuvieron nuevamente una conversación que según dijo, lo dejó sorprendido.

“Me impactó cuando me dijo: -Aquí me enteré que una de las personas que estaban haciéndome el daño con el Fiscal General es Camilo Tarquino que está lleno de odio conmigo”.

En ese sentido añadió,  “uno supone que es porque no se llegó a ninguna negociación”.

Lyons de la Aspriella dijo que también le pidieron que como parte de la negociación podrían darle un contrato de asesoría al exmagistrado Tarquino en la Gobernación de Córdoba.

No obstante, no se logró llegar a un acuerdo porque en esa época, no había disponibilidad presupuestal para un contrato de esa magnitud.

El último en declarar en el juicio contra Ricaurte, será el exfiscal anticorrupción Gustavo Moreno, considerado como el testigo clave en el entramado del ‘cartel de la toga’, sin embargo, comparecerá a través de videoconferencia, pues permanece recluido en una cárcel de Carolina del Norte en Estados Unidos.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido