Cargando contenido

Las víctimas insisten en que pese a la intervención de la pirámide no han sido reparadas integralmente.

DMG
DMG, imagen de archivo
Colprensa

Ante un juez especializado de Bogotá rindió declaración bajo juramento un investigador de policía judicial de la Sijin, en desarrollo del juicio contra los empresarios Luis Eduardo Gutiérrez Robayo y Juan Carlos Valencia Yepez, acusados de lavar millonarios activos a los cerebros de la pirámide DMG.

El abogado Nelson Julián Cruz Gómez, uno de los representantes civiles de las miles de las víctimas, indicó que en desarrollo del juicio la Fiscalía comenzó a destapar los elementos de prueba recolectados contra estos dos empresarios, como supuestos autores -en el caso de Valencia Yepez- del delito de lavado activos y -en el caso de Gutiérrez Robayo- concierto para delinquir y enriquecimiento ilícito de particulares.

Lea también: La respuesta de David Murcia a las víctimas de DMG

La acusación se centra en los bienes inmuebles que adquirió Guval (la empresa que era representada por los procesados) que fueron adquiridas por DMG, al parecer con la finalidad de legalizar dineros de la captación masiva ilegal”, dijo el abogado Cruz Gómez.

Igualmente sostuvo que “el investigador incorporó documentos relacionados con el funcionamiento de la pirámide DMG demostrando la forma como operó la relación de los procesados con ese grupo dedicado a captar dinero de las víctimas”.

En el escrito de acusación conocido por RCN Radio, la Fiscalía señala que los dos empresarios “utilizaron la compañía Guval para adquirir 473 bienes inmuebles, firmar promesas de compraventas y distribuir bienes a nombre de esa persona jurídica que en realidad pertenecían a David Murcia o al conglomerado empresarial”. 

Roberto Charris, representante de Colbank, emprendió una disputa legal y luego de varios años demostró que esa compañía no había sido cómplice de los negocios de estos empresarios y, por el contrario, fue reconocida por el Tribunal Superior de Bogotá como víctima en el proceso contra Valencia Yepes y Gutierrez Robayo.

Le puede interesarA la cárcel hombre que se disfrazó de policía y participó en secuestro

El abogado Charris indicó que en 2008 fueron supuestamente engañados por estos dos empresarios, con la firma de una promesa de compraventa por un lote ubicado en el norte de Bogotá, por un monto superior a los 23 mil millones de pesos, el cual intentó ser revendido a DMG en 28 mil millones de pesos.

Además, señaló que ese mismo lote también trató de manera fallida de ser reclamado de manera irregular, años después, por parte del exjefe paramilitar Miguel Ángel Mejía Munera, alias El Mellizo.

De acuerdo con los registros judiciales, se calcula que más de 240 mil personas perdieron sus dineros tras invertirlos en DMG.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido