Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Siete años del crimen de Diego Felipe Becerra conocido como el grafitero
Siete años del crimen de Diego Felipe Becerra conocido como el grafitero
Colprensa

Durante la imputación de cargos contra el excomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, general (r) Francisco Patiño, la Fiscalía General reveló varios detalles de la forma en cómo se planeó y ejecutó la desviación en la investigación por la muerte del joven Diego Felipe Becerra Lizarazo, registrada en la noche del 19 de agosto de 2011.

Lea además: Caso grafitero: General (r) Francisco Patiño se declaró inocente

En la narración del caso, que se dividió en tres etapas, el fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia señaló que el brigadier general tuvo conocimiento y claro sobre el plan para ubicar un arma de fuego en el lugar de los hechos y buscar testigos falsos para así presentar al joven de 17 años como un integrante de una banda dedicada a cometer robos.

Debido a su jerarquía, el general Patiño dio instrucciones precisas a sus subordinados y estuvo informado constantemente sobre las acciones dirigidas a cambiar la versión de los hechos para así vincular a Becerra Lizarazo con el robo de un bus de servicio público en la Avenida Suba con calle 116.

Lea también: Condenan a 22 años de prisión a Nelson de Jesús, coronel de la Policía, por la muerte del grafitero Diego Becerra

Para esto, le dio instrucciones al comandante de la Policía de la localidad de Suba, coronel Nelson de Jesús Arévalo y a otros oficiales para que buscaran a los testigos y organizaran a todos los policías que llegaron a la escena del crimen con el fin que unificaran sus declaraciones y señalaran a Becerra Lizarazo de haber amenazado al patrullero Wilmer Antonio Alarcón quien, en un supuesto acto de legítima defensa, le disparó al joven.

Sin embargo, durante la imputación salió mencionado el nombre del entonces coronel Eliécer Camacho, quien al sol de hoy funge como comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá. Para la Fiscalía General existió una estructura coordinada con el fin que todos apoyaran la tesis de Alarcón y evitaran el escándalo que mancharía a la Institución.

 

“El teniente coronel Nelson de Jesús y el teniente coronel Eliécer Camacho, comandante de la Sijín MeBog cumplieron las tareas necesarias que consistieron en ubicar, contactar y entrevistar al señor Jorge Eliécer Narváez, un conductor de una buseta de servicio público quien el día 22 de agosto de ese año, siendo aproximadamente las 5 pm, en el CAI del barrio 20 de Julio, y en su presencia señor general instauró una denuncia penal en donde narró hechos contrarios a la verdad que enteramente beneficiaban la tesis de la defensa del patrullero Wilmer Antonio Alarcón, a la imagen de la Policía Metropolitana de Bogotá, obviamente a su comandante y avalaba la adulteración de la escena en la que participaron altos oficiales", narró el fiscal.

En otras noticias judiciales: Patrullera Andrea Cortes Guarín ganó tutela para finalizar su cambio de sexo

Tras recopilar esta denuncia, el general Patiño le habría entregado dos bonos por un valor de 100 mil pesos cada uno a Nubia Mahecha, esposa del conductor del bus de servicio público. Fue el mismo general -según detalló la Fiscalía General- el que le ordenó a los dos coroneles que tomaran cartas en el asunto frente a la denuncia que había radicado una verdadera víctima de un hurto al bus en el que se movilizaba la noche del 19 de agosto de 2011. 

"El día 23 de agosto,  obviamente siguiendo las disposiciones de su comandante el general Francisco Patiño, el  teniente coronel Eliécer Camacho, jefe de la Sijín ordena al patrullero Carlos Enrique Briceño rececpcionar la denuncia del señor Juan de Jesús Quiroga quien le asignó el mismo número de la denuncia que presentó el señor Jorge Eliécer Narváez, muy seguramente por observar que se trataba de los mismos hechos", precisó el delegado del ente investigador. 

En la URI de Usaquén, la cual era manejada por personal de la Sijín, se modificó ese número de noticia criminal utilizando un usuario que ya no trabaja ahí, cambiando la fecha de radicado de los hechos y haciendo varias modificaciones. "En pocos días, y sin ningún acto de investigación fue ordenado su archivo por el fiscal seccional 241 de la Unidad de Intervención Temprana, de esa manera no se permitió que esa investigación fuera conocida dentro de la investigación que se seguía por el hurto denunciado Jorge Eliécer Narváez".

De esta forma se cubrió la falsa denuncia de Narváez y se construyó todo un relato frente a lo que había dicho. Por disposición del general Patiño el conductor de la buseta fue trasladado hasta un medio de comunicación con el fin que denunciara públicamente al joven grafitero como el autor del hurto. Para esto se puso a disposición a los jefes de prensa de la Policía y una patrullera de la Institución para su movilización. 

Este viernes, la Fiscalía General le imputó al general Patiño los delitos de favorecimiento en homicidio y fraude procesal. "Al parecer, se orquestó un plan para cuidar la imagen de la Policía y desacreditar al joven grafitero con el supuesto de que participó en el asalto a un bus de servicio público". El excomandante de la Policía Metropolitana se declaró inocente. 

"El general (r), supuestamente, sabía de la ubicación de un arma de fuego en el lugar del homicidio, del falso testimonio brindado por un conductor de una buseta que respaldaba la tesis de que Diego Felipe Becerra estuvo involucrado en un robo, del ocultamiento de la declaración de una persona que sí fue víctima de un robo en un vehículo de servicio público y de la entrega de bonos de mercado por valor de $200.000 a la esposa del hombre que entregó la versión falaz", precisó el fiscal.

 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.