Cargando contenido

El expresidente de Corficolombiana fue sentenciado a 11 años y siete meses de prisión.

JOSÉ ELÍAS MELO
El expresidente de Corficolombiana, José Elías Melo.
Colprensa

El juez 14 de conocimiento de Bogotá le hizo un fuerte llamado de atención al expresidente de Corficolombiana, José Elías Melo Acosta por todas las actuaciones que adelantó para estructurar el pago de sobornos para garantizar la entrega del contrato de la Ruta del Sol II en diciembre de 2009.

Para el funcionario judicial, Melo tuvo claridad desde el primer instante que la conducta que estaba desarrollando para que dicho contrato de infraestructura vial le fuera entregado a la multinacional brasileña Odebrecht estaba totalmente alejada de la legalidad.

En contexto: José Elías Melo, condenado a 11 años de cárcel por caso Odebrecht

Sin embargo, “cegado” por un interés meramente particular planteó, diseñó y formalizó la línea para que se le pagaran los sobornos al entonces director del Instituto Nacional de Concesiones (Inco), Gabriel García Morales quien era el encargado de manera todo el proceso licitatorio para dicho contrato vial en el norte del país.

En este punto se manifestó que lideró varias reuniones en las que se habló de la necesidad de pagar esos sobornos y en la necesidad de crear un mecanismo para que Odebrecht girara ese dinero sin llamar la atención de las autoridades colombianas. De esta forma se quería materializar su único objetivo: que el contrato de la Ruta del Sol II llegara directamente al consorcio que se había conformado para la ejecución de esa obra.

Considera que con este accionar se vulneró la moralidad pública del país y se hizo una especie de truque para conseguir ese convenio. Para el juez, Melo actuó de manera consciente, clara y voluntaria violando todos los principios legales y jurídicos en el país.

Lea también: José Elías Melo, el “socio estratégico” para el pago de sobornos de Odebrecht

“Con un evidente desapego a los valores que debe caracterizar a un ciudadano de buen reconocimiento de ultrora como personal como profesional, y más aún si se trata de quien para la época de los hechos fungía como representante legal de la persona jurídica de COrficolombiana filial del Grupo Aval, consorcio de alto reconocimiento y de confianza económica”, precisó el juez.

En el extenso fallo, el funcionario judicial manifestó que Melo se pasó por alto los daños que podía realizar con su conducta. “Su mendaz actuar tan solo lo tenía fijado en lograr un beneficio como en efecto aconteció. En verdad merece el más alto grado de reproche la forma en que el acusado en un  amangualamiento entre el sector público y privado, apoyaron su cometido, olvidó sus valores que deben ser conservados por el servidor público y por los particulares que contaminan a esos funcionarios del Estado para lograr los fines propuestos”.

En el desarrollo del juicio se estableció que el expresidente de Corficolombiana utilizó su formación académica y profesional con el fin de lograr su cometido. “Como en una miscelánea corrupta, en un perfecto entramado sin medir valores lograron comprar la moralidad pública” para lograr que dicho contrato le fuera adjudicado al consorcio que Corficolombiana había conformado con Odebrecht y otra empresa.

“Ese modus operandi no fue desprevenido, ingenuo o inocente, sino por el contrario con un perfecto ideal de conocimiento, conciencia y voluntad de donde emerge clara la intensidad o dolo en el actuar. Con esa actitud, sin temor a equívocos se determinó un interés indebido en el contrato Ruta del Sol II con el único fin de obtener un beneficio individual”, precisó el juez de conocimiento.

Lea además: Odebrecht: José Elías Melo no atendió las denuncias de Jorge Pizano

En el debate jurídico se concluyó que Melo buscó una felicitación por parte de sus superiores por su labor y gestión para la obtención del mencionado contrato. “Sin duda alguna se beneficiaba corficolombiana y de paso el Grupo Aval porque es indudable que la gestión y el desarrollo del contrato le generaba un acierto y no importaba si la relación contractual cumplía o no con el objetivo propuesto”.

Con su actuar intentó omitir el beneficio particular de la comunidad que necesitaba con urgencia esa vía y por el contrario se intentó solamente beneficiar a un pequeño grupo de personas, entre ellos sus superiores. “¿Con qué autoridad moral el socio de Corficolombiana, representaba por Melo Acosta, iba a exigir a Odebrecht en Colombia que cumpliera con la construcción del tramo adjudicado en una evidente burla a la sociedad”:

Hasta la fecha, la construcción de este importante corredor vial sigue siendo una ilusión puesto que después que estalló el escándalo de corrupción todo quedó detenido. “Repugna al pueblo colombiano la manera en cómo se materializó una burla a la administración pública pues anteponiendo intereses personalísimos no puso atención al mayúsculo daño que infligía a una comunidad, a los intereses del Estado”.

Este lunes, el Juzgado 14 de conocimiento condenó a 11 años de prisión al expresidente de Corficolombiana, José Elías Melo, investigado por las irregularidades que rodearon la adjudicación del contrato de la Ruta del Sol II, con la multinacional brasileña Odebrecht.

Para el despacho, Melo habría incurrido en los delitos de interés indebido en la celebración de contratos y cohecho por dar u ofrecer.

Le puede interesar: ¿Por qué David Murcia Guzmán no fue deportado a Colombia?

Melo presidió diferentes reuniones en la que se fijó el pago de 6,5 millones de dólares al entonces director del INCO para que se le adjudicara la obra a la concesionaria Ruta del Sol conformada por Odebrecht (en un 62%), Episol (con una participación del 33%) y CSS Constructores (con el 1 por ciento).

El juez ordenó el traslado de Melo al pabellón de servidores públicos de la cárcel La Picota de Bogotá para que cumpla su condena. Igualmente le impuso el pago de 174 salarios mínimos legales y la inhabilidad de 159 meses para ocupar cargos públicos y contratar con el Estado.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido