Cargando contenido

Se ocuparon bienes como hoteles, hostales y diferentes establecimientos comerciales de turismo, avaluados en 144 mil millones de pesos.

El extranjero, según Fiscalía, hacía parte de una red que traía a la ciudad a jóvenes de su país para sostener encuentros sexuales con menores de edad en Cartagena.
Cortesía: Fiscalía General de la Nación.

La Fiscalía General de la Nación y la Policía Nacional identificaron una estructura criminal conformada por 14 ciudadanos israelíes y dos colombianos, que sería una de las responsables de las actividades de proxenetismo y explotación sexual en Cartagena, Santa Marta, Medellín y Bogotá.

Según datos entregados por el ente investigador, ocho de los presuntos integrantes fueron detenidos en Colombia, contra los demás hay órdenes de captura internacional. De igual forma, se les ocuparon bienes como hoteles, hostales y diferentes establecimientos comerciales de turismo, avaluados en 144 mil millones de pesos.

Los elementos de prueba dan cuenta que los paquetes eran promocionados exclusivamente entre nacionales de Israel, la mayoría empresarios y hombres que terminaban su servicio militar obligatorio en ese país. A su llegada a Colombia, los extranjeros cumplían tours en hoteles, hostales, fincas y yates, asistían a fiestas privadas de música electrónicas y diversos escenarios en los que primaba la esclavitud sexual de menores de edad, jóvenes y mujeres, y el consumo de licor y droga.

Las capturas se realizaron en Bogotá, donde se detuvieron a dos israelíes y una mujer; en Santa Marta capturaron a dos israelíes y un colombiano; en Medellín a otro israelí que fue puesto a disposición de Migración Colombia y en Cartagena fue detenido un israelí.

Lea también: Golpe al secuestro y a la extorsión; 97 personas fueron capturadas en el país

Adicionalmente, fueron realizadas diligencias de registro y allanamiento a varios de los bienes que figuran a nombre de los presuntos proxenetas como el balneario Benjamin, en Taganga, Santa Marta; un inmueble conocido como Hotel Casa Medellín, ubicado en esa capital; y el hostal Casa Iftach, en Bogotá.

Las mencionadas propiedades habrían servido de hospedaje exclusivamente a turistas israelíes y sus administradores, al parecer, auspiciaron la explotación sexual de niñas y adolescentes, y el consumo de estupefacientes.

"La investigación que permitió detectar esta aberrante forma de esclavitud de niñas y adolescentes, y dar con sus responsables, comenzó el 15 de junio de 2016. Ese día, en el barrio Simón Bolívar de Medellín, fue asesinado el ciudadano de Israel Shay Azran, y las primeras versiones indicaron que el crimen habría sido ordenado por otro israelí y estaba relacionado con diferencias económicas por la venta de algunos apartamentos en la ciudad", informó la Fiscalía.

Los testimonios obtenidos revelaron que las menores de edad recibían entre 200 mil y 400 mil pesos por soportar los vejámenes de los turistas israelíes y eran obligadas a hacer parte de un grupo en WhatsApp al que llamaban "Purim", nombre que recibe una festividad judía. Ese canal de contacto era creado en cada ciudad por los cabecillas de la estructura y servía de mecanismo de presión e intimidación, y para convocar a niñas y adolescentes a fincas y hoteles frecuentados por turistas israelíes.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido