Cargando contenido

El dirigente deportivo habría tenido acceso a información privilegiada de las boletas de los juegos de Eliminatorias en Barranquilla.

Yerry Mina fue el goleador de Colombia en el Mundial de Rusia
Yerry Mina le marcó gol a Polonia, Senegal e Inglaterra.
Colprensa

La Fiscalía General citó a interrogatorio al presidente del Real Cartagena, Rodrigo de Jesús Rendón Cano en el marco de la investigación que se adelanta por las presuntas irregularidades que se registraron en la reventa de boletería para los partidos  Selección Colombia en las eliminatorias al Mundial Rusia 2018. 

El ente investigador vinculó a Rendón con la investigación después de tener información sobre las maniobras que habría adelantado Cadena como socio de Ticket Shop y dirigente deportivo sobre la boletería para partidos cruciales de la Selección en Barranquilla. 

Lea además: Fiscalía imputará cargos a dos empresarios por reventa de boletas de la Selección

En la indagación se estableció que el dirigente deportivo habría movido sus influencias además para que la empresa Ticket Shop resultara beneficiada con el millonario contrato para la adjudicación de la venta y recaudo de boletería para los partidos que se disputaron en el Metropolitano. 

En total, ocho partidos de la Selección Colombia se habrían visto afectados por el "fenómeno de la reventa de boletería". Con esta acción se habría cometido un millonario desfalco y un fraude, puesto que muchas de las entradas fueron revendidas en un 300% de su precio original. 

Lea también: Pablo F. Robledo: el negocio no era vender la boletería sino revender parte de ella

Por estos hechos de corrupción, la Fiscalía General ya le imputó cargos a César Ronaldo Carreño Castañeda, representante legal de Ticket Shop e Iván Darío Arce Gutiérrez, quien fungió como gerente financiero de esta empresa. 

Los empresarios enfrentarán un proceso penal por los delitos de especulación para modificar los precios de los productos, concierto para delinquir y ofrecimiento engañoso de servicios.

La investigación determinó que el partidos Colombia-Brasil que se iba a disputar el 6 de agosto de 207, las entradas se agotaron de "manera exprés" lo que provocó que los hinchas buscarán otra forma de conseguir los boletos para el llamativo encuentro. 

Pese a 6000 tiquetes salieron al mercado con tres meses de anticipación, las boletas se agotaron en menos de 45 minutos. Con esta estrategia, los implicados en este red de reventas aumentaron la demanda de boletas por lo que fijaron unos precios muy superiores.

La Fiscalía General estableció que esta red logró utilidades superior a los 182 mil dólares, afectando así la transparencia de la venta de los boletos para los partidos.  

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido