Cargando contenido

Su secuestro tuvo lugar entre el 23 de febrero de 2002 y el 10 de enero de 2008. Su hijo Emmanuel nació en cautiverio.

Clara Rojas
En el año 2002, Clara Rojas fue secuestrada junto con la candidata presidencial Íngrid Betancourt. Su cautiverio duró ocho años, tiempo en que quedó embarazada y tuvo a su hijo Emmanuel, el primer niño que nació en cautiverio. Rojas fue liberada el 10 de enero de 2008.
AFP

Clara Rojas, ex fórmula vicepresidencial de Íngrid Betancourt, se presenta ante la Jurisdicción Especial para la Paz. Lo hace para hablar de su secuestro, que tuvo lugar del 23 de febrero de 2002 al 10 de enero de 2008.

Rojas ha dado cuenta de lo que fue su secuestro a través de 'A prueba de fuego' y 'Cautiva', dos libros sobre su cautiverio. El primero ha sido traducido a 13 idiomas y vendido con 150.000 ejemplares en América y Europa. La abogada fue secuestrada en el 2002 en Caquetá. Se encontraba con su entonces compañera, Íngrid Betancourt, a quien acompañaba en la campaña para las elecciones presidenciales de ese entonces.

"Estoy contando una experiencia. Algo que me pasó y que me parece que funciona para afrontar una situación difícil (...). Se podría entender como (un libro de) autoayuda, pero es un testimonio más", subrayó, al manifestar que ha dejado "los códigos de lado" y se ha sentido "muy bien escribiendo".

"Fue como volver a tomar el pulso, a tomar un tacto de primera mano, y ver sus posibilidades y también sus carencias. Encontrarme con la gente, con muchos jóvenes. Madres cabezas de hogar. Volví a ver la realidad social tan particular en Colombia", relató. Rojas también apuntó que para lograr la paz falta "una mayor voluntad" y, por eso, argumentó: "debemos ponernos a la tarea de alcanzar la reconciliación" mediante un proceso en el que participen los actores armados.

"Tienen que tomar conciencia. Tienen que participar. Siempre he pensado que son como unas personas autistas, como incomunicados, que viven otra realidad. Ojalá se logre romper esa barrera del silencio y se pueda llegar a algún acuerdo", anotó.
 
Tras recuperar su libertad, Clara Rojas estudió inglés, francés y alemán, y aunque ha recibido ofertas para vivir en otro país, se quedó en Colombia por su hijo Emmanuel. "Me pareció en esta primera etapa afianzar sus raíces. Lograr esa cohesión familiar que es tan importante y quizá más adelante, si él quiere, vivir en otro lado", explicó.

Ahora, "lo más importante es fortalecer esos lazos familiares (...) de idioma y de amistades. La identidad de país, sentirse parte de algo. Me parece que era algo muy importante fortalecerlo en esos primeros años de vida", concluyó, en referencia a su hijo.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido