Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

HOLLMAN MORRIS
El concejal de Bogotá, Hollman Morris fue denunciado por violencia intrafamiliar.
Colprensa

El juzgado segundo penal del circuito para adolescentes con función de conocimiento de Bogotá rechazó la tutela presentada por el exconcejal Hollman Morris en la que pedía la protección de sus derechos fundamentales a la honra, buen nombre, debido proceso y presunción de inocencia.

Lea además: Corte Constitucional le pide a Twitter aclarar la política de privacidad en Colombia

El accionante citaba un trino de la columnista y analista política Sara Tufano en la que hacía referencia a las denuncias por acoso laboral y sexual que existen contra Morris, calificándolo de abusador. En este sentido aseguraba que hasta el momento no se ha emitido ningún fallo judicial que lo condenara por estos hechos.

En el debate jurídico se ordenó proteger el derecho a la libre expresión de la columnista quien emitió su opinión al tener conocimiento de primera mano de las denuncias hechas contra Hollman Morris. Igualmente se señala que el exconcejal y excandidato a la Alcaldía de Bogotá cuenta con los medios y recursos para defenderse de los señalamientos que se hacen en su contra en Twitter.

“(…) si bien es cierto la palabra ‘abusador’ que utilizó la accionada al referirse a Morris Rincón puede generar impresión tanto en el afectado como en los demás lectores, también lo es que el contexto en el que surge tal calificación no puede ser censurado, comoquiera que esta opinión encuentra asidero en el conocimiento que Tufano adquirió en relación con las audiencias presentadas por diferentes mujeres que señalaban al actor constitucional de presuntos actos de acoso laboral, sexual, violencia de psicológica, en el marco de su participación en el movimiento ‘mujeres polo’”, precisa la decisión.

Lea también: Procuraduría pide rechazar demanda de pérdida de investidura contra Gustavo Bolívar por financiar a la Primera Línea

Pese a que no existe un fallo judicial en contra de Hollman Morris si se considera que los cuestionamientos que se hacen “si son válidas desde una perspectiva de género para abordar el debate público en torno a los derechos de las mujeres, en especial, al de denunciar aquellos actos de violencia al que históricamente se ha sometido esta población, de modo que restringir estas expresiones del ámbito político y público se traduciría en una afrenta a los colectivos feministas que buscan visibilizar los actos de violencia que llegan a su conocimiento y ello en nada contribuiría a que aquellas victimas denuncien a sus agresores”.

La decisión llama la atención sobre el hecho que Hollman Morris tiene en su cuenta de Twitter 645 mil seguidores, un número muy superior al que tiene Sara Tufano en la red en la que se hizo el comentario motivo de análisis jurídico, “lo que permite avizorar que al igual que aquella ostenta de un amplio alcance entre los internautas de ese medio de comunicación y, con ello, la virtualidad de hacer frente a las afirmaciones cuestionadas”.

En otras noticias judiciales: Uspec aclara que no ha girado dinero en contrato con póliza falsa

La intención de buscar que la publicación de Tufano fuera borrada de esa red social y que ella se retractara representaría –para el juzgado una afectación grave al derecho a la opinión por parte de la accionada, lo que representaría “un mensaje equivocado a la sociedad en general y, en concreto, a las mujeres víctimas de violencia basada en género, en contraposición, el actor cuenta con mayor alcance para controvertir, objetar o refutar aquellos señalamientos que estime alejados de la realidad, sin desconocerse que como figura pública se encuentra más expuesto a las críticas de sus opositores y ciudadanos del común”.

De esta forma se dejó en firme el fallo que emitió el pasado 26 de agosto el juzgado séptimo penal municipal para adolescentes con función de control de garantías de Bogotá que rechazó las pretensiones del exconcejal.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.