Cargando contenido

Un mayor del Ejército fue condenado a 38 años de prisión por ordenar esta ejecución extrajudicial.

Paramilitares
Colprensa

Una alianza entre el Ejército y los grupos paramilitares fue la base para la ejecución extrajudicial de dos hombres en la vereda Puente Palmira (Meta) para ser presentados como integrantes de las AUC abatidos en combate.

Los dos hombres fueron contactados por paramilitares en la noche del 14 de enero de 2014 en un establecimiento ubicado en la ciudad  de Villavicencio. Posteriormente fueron trasladados a zona rural del municipio de Fuente de Oro.

Hasta ese lugar llegaron tropas del batallón 21 Pantano de Vargas quienes les dispararon hasta causarles la muerte. Acto seguido les pusieron uniformes y armamento para simular la existencia de un combate.

El mayor en retiro, Wilson Orlando Lizarazo Cárdenas habría tenido conocimiento directo de estas acciones, impartiendo ordenes para contactar a los dos hombres. 

El oficial buscaba mejorar sus cifras operacionales en la región con el fin de recibir el reconocimiento de los comandantes y así calmar las críticas de la población y de algunos sectores que exigían mejorar los resultados contra los grupos paramilitares.

Para esto, el mayor contactó a los jefes de las AUC en el Meta con el fin de planear la estrategia. Los testigos aseguraron que en una de esas reuniones el uniformados le manifestó a los paramilitares que no se debían atacar entre sí "porque el enemigo común eran las Farc".

Las dos víctimas fueron señaladas de hacer parte del Bloque Centauros de las Autodefensas Unidas de Colombia. Los reportes oficiales indicaban que en el marco de la operación 'Despegue' se intentó neutralizar a un grupo armado ilegal que estaba realizando las extorsiones a los transportadores del departamento.  

En el juicio, la Fiscalía General argumentó que nunca se presentó un combate y que se presentó una puesta en escena para simular lo que había ocurrido. 

El juez de Granada (Meta) reconoció que el Ejército había creado una alianza con los paramilitares para demostrar resultados. "La confrontación no se dio y por ende desde la orden de operaciones Despegue, su contenido es falso, tanto las víctimas como las armas fueron suministradas por las AUC Bloque Centauros a los militares”.

Debido a esto condenó a 38 años de prisión al mayor (r), Wilson Orlando Lizarazo Cárdenas como coautor intelectual y material de los delitos de homicidio en persona protegida en concurso heterogéneo con falsedad ideológica en documento público, fabricación, tráfico y porte de armas de fuego, y fraude procesal. Asimismo, ordenó la captura inmediata del procesado para que cumpla la sentencia en establecimiento carcelario.

El juez condenó además a seis años de prisión al sargento Jader Alexander Gómez Ayala y los soldados Faiber Ceballos Gómez, Jesús Danilo Zapata y Johon Richard Cárdenas, por el delito de encubrimiento; también libró las respectivas órdenes de detención.

Los uniformados condenados deberán indemnizar a los familiares de las víctimas con 200 salarios mínimos mensuales legales vigentes por los perjuicios y daños morales.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido