Cargando contenido

La funcionaria ordenó el pago de 940 millones de títulos judiciales.

Juez
Imagen de ilustración
Ingimage

La exjueza quinta de familia de Medellín, Olga Patricia Molina Ramírez fue sentenciada a 19 años y seis meses de prisión después de reconocer, mediante un preacuerdo, su participación en un millonario desfalco mediante la autorización de títulos judiciales de manera irregular entre los años 2010 y 2017.

La exfuncionaria avaló el pago de estos títulos por un valor cercano a los 940 millones de pesos. La investigación estableció que estos eran cobrados por cuatro particulares quienes resultaron ser amigos muy cercanos a la jueza. Estas personas recibían pagos entre los 100 y los 200 mil pesos por cada título.

Lea además: JEP ordena pruebas para verificar si ‘Iván Márquez’ está incumpliendo Acuerdo de Paz

Los depósitos judiciales –señaló la Fiscalía General- correspondían a procesos ejecutivos, de alimentos, cesación de efectos civiles de matrimonios católicos, liquidación de sociedades conyugales, divorcios y sucesiones que se tramitaban en el mencionado despacho.

En el preacuerdo la exfuncionaria reconoció su responsabilidad en los delitos de concierto para delinquir, falsedad ideológica en documento público en concurso homogéneo y sucesivo, y peculado por apropiación continuado y agravado.

Lea también: Corte de Atlanta deja en firme trámite de extradición de Andrés Felipe Arias

La condenada, quien permanece recluida en una cárcel del Distrito Judicial de Medellín, no recibió ninguna rebaja de pena por parte del Tribunal Superior de Medellín porque solamente devolvió 17 millones de pesos del total del dinero apropiado.

Los cuatro amigos de la exjueza enfrentan un proceso penal, así como varios exsecretarios del Juzgado Quinto de Familia de Medellín.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido