Cargando contenido

Fue sentenciado por el delito de homicidio agravado.

Arma de fuego, disparos. Imagen de referencia.
Arma de fuego, disparos. Imagen de referencia.
Foto archivo

La jueza 18 de conocimiento de Bogotá condenó a 33 años y tres meses de prisión (400 meses) al patrullero de la Policía, Edwin Armando Garay Morales por su responsabilidad en la muerte del joven Juan José Henao Fonseca en hechos registrados el 22 de octubre de 2011 en el sur de Bogotá.

El uniformado fue sentenciado por su responsabilidad en el delito de homicidio agravado al dispararle al joven sin ningún tipo de justificación al no atender un llamado para que fuera requisado.

Lea además: "La impunidad se ensañó con el caso de Diego Felipe Becerra", familiares del joven grafitero

En la decisión se advierte que el patrullero le disparó a muy corta distancia. En este sentido se tuvieron en cuenta los dictámenes periciales y los testimonios que indican que el uniformado le disparó en dos oportunidades por la espalda y a una muy corta distancia al joven después que se negara a practicarse una requisa en la calle.

Para la funcionaria judicial, las pruebas documentales y los peritos forenses que declararon en el juicio son suficientes para concluir que el disparo fue hecho de manera directa y no “fue un rebote” como sostuvo la defensa del procesado. Igualmente se rechazó la hipótesis de la defensa del ahora condenado que aseguraba que la bala que le causó la muerte al joven fue disparada por su compañero de ronda.

Las dos balas impactaron la cabeza de Juan José Henao causándole un trauma craneoencefálico que acabó con su vida. El patrullero buscó la forma de evadir su responsabilidad y ordenó trasladar al joven al Hospital de Kennedy para que se le dieran los primeros auxilios presentándolo como un NN pese a que tenía todos sus papeles.

Lea también: Condenan a patrullero que le disparó a joven que se negó a una requisa

Para la jueza, el condenado tuvo la única intención de causar el mayor daño al joven quien negó practicarse la requisa. Para esta conclusión se tuvo en cuenta las declaraciones bajo juramento de los testigos del hecho.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido