Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

ESTADIO METROPOLITANO
Estadio Metropolitano de Barranquilla en las eliminatorias al Mundial de Rusia 2018.
Colprensa

Un juez de conocimiento de Bogotá avaló la aceptación de cargos que hicieron los empresarios Cesar Ronaldo Carreño e Iván Darío Arce Gutiérrez, socios de la empresa Ticketshop, en el proceso que se les adelantó por la reventa de boletería para los partidos de la Selección Colombia para los últimos partidos de las Eliminatorias al Mundial del Rusia 2018.

En contexto: Sanción a Fedefútbol por reventa de boletas ¿Qué decisiones se han tomado?

Los dos empresarios deberán pagar una sentencia de 40 meses y seis días de prisión  (tres años y tres meses) por su responsabilidad en los delitos de agiotaje agravado, ofrecimiento engañoso y concierto para delinquir.

Tanto Cesar Carreño como Iván Arce participaron en el plan para manipular el precio de las boletas de los partidos que la Selección Colombia que se iban a jugar en el estadio Metropolitano de Barranquilla.

Días antes del partido que jugó la Selección Colombia contra Brasil, el 5 de septiembre de 2017, miles de hinchas se quejaron porque la plataforma de TicketShop estuvo caída y no pudieron comprar las boletas.

Tras varios intentos lograron ingresar a la página y el sistema les informó que las seis mil boletas que estaban para la venta se habían agotado, posteriormente se conoció que dichas boletas habían sido revendidas entre el 15 y 24 de mayo de 2017.

La Fiscalía General recopiló pruebas que evidenciaron que las 3.353 boletas (952 boletas de la localidad Occidental, 779 boletas de Oriental y 622 boletas de Norte y Sur), quedaron en manos de personas inescrupulosas que las revendieron en el mercado negro, afectando la economía de la Federación Colombiana de Fútbol.

El juez les impuso una multa de dos salarios mínimos e inhabilidad para ejercer cargos y funciones públicas y les quedó prohibido el ejercicio del comercio.

Sin embargo el juez les concedió la suspensión condicional de la ejecución de la pena, por lo que quedaron en libertad. Debido a que el valor de la multa ya fue cancelado, por lo que finalmente, firmaron un acta de compromiso de buen comportamiento.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.