Cargando contenido

Estos homicidios hicieron parte de un plan criminal contra los representantes de gremios y organizaciones de trabajadores.

Paramilitares
Colprensa

Dos despachos especializados de Bogotá condenaron a  los ex jefes paramilitares Jorge Luis Villadiego Meza, alias 'Pablo Angola' y Fremio Sánchez Carreño, alias 'Esteban' o 'El Loco', por su participación en el asesinato de dos jefes sindicales en Barrancabermeja y Puerto Wilches (Santander).

Según las investigaciones en la mañana del 31 de julio de 2002, Wilfredo Camargo Aroca, dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Agropecuaria - Sintrainagro, fue asesinado por hombres armados en un predio rural, en Puerto Wilches.

Le puede interesar: Duque lanza plan para frenar el asesinato de líderes sociales

La Fiscalía estableció con base en una serie de testimonios y otras pruebas que alias 'Pablo Angola', exjefe de una estructura armada del Bloque Central Bolívar, atendió la instrucción de uno de sus superiores y ordenó asesinar al líder sindical porque supuestamente había recogido firmas entre la población y los campesinos agremiados para exigir la salida de los grupos paramilitares de la región.

Tras ser interrogado por el juez a cargo del caso 'Pablo Angola'aceptó su responsabilidad en los hechos y fue condenado a 22 años de prisión por homicidio en persona protegida y concierto para delinquir agravado.

Otra víctima

En el segundo caso, un juez especializado condenó a 18 años de cárcel a Fremio Sánchez Carreño, alias 'Esteban' o 'El Loco', jefe de una estructura urbana del Bloque Central Bolívar de las autodefensas por el asesinato de Héctor Acuña Cervantes, presidente del Sindicato de Motoristas y Trabajadores de la Industria del Transporte Automotor de Colombia – Unimotor.

Acuña cervantes  fue asesinado por dos sicarios en la cancha de fútbol La Floresta, en Barrancabermeja (Santander), el 12 de junio de 2000.

Lea también: Duque asegura que crímenes de líderes sociales no quedarán en la impunidad 

Los fiscales establecieron que Acuña Cervantes fue la primera víctima de un plan criminal para asesinar a un listado de diez dirigentes sindicales de Barrancabermeja, a los que los paramilitares consideraban opositores.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido