Cargando contenido

El alto tribunal hizo un fuerte llamado de atención por las evidentes irregularidades que se presentaron durante el operativo.

Operación Orión en la Comuna 13 de Medellín
Durante la Operación Orión fueron capturadas varias personas, sospechosas de ser milicianos de las Farc.
Foto: AFP

El 16 de octubre de 2002 agentes de Policía Judicial capturaron a Jaime Alberto Giraldo Velásquez en el marco de la Operación Orión que se adelanta en la Comuna 13 de Medellín.

Las autoridades lo señalaron de ser el comandante de las Farc en esa zona, situación por la cual fue acusado de los delitos rebelión y concierto para delinquir con fines terroristas.

Pese a que manifestó que no tenía nada que ver con el grupo insurgente, los agentes lo trasladaron hasta un centro carcelario mientras se adelantaba el juicio en su contra.

En contexto: Operación Orión: aún faltan piezas para la verdad

El 31 de octubre de 2008, el juzgado tercero especializado de Medellín absolvió a Giraldo Vasquez de los hechos materia de investigación. Esta decisión fue confirmada el 24 de junio de 2009 por el Tribunal Superior de la capital de Antioquia.

En dichos fallos se advirtió por las constantes irregularidades y vicios de procedimiento que se presentaron durante el operativo que llevó a su captura, cuestionando las pruebas en las que basaron para detener al joven y presentarlo ante las autoridades judiciales.

Por lo que consideró una detención ilegal el joven, junto a su esposa y grupo familiar, decidió demandar a la Nación por los daños y perjuicios morales y materiales causados por el tiempo en que estuvo privado de su libertad.

Lea además: En manos del Consejo de Estado está el futuro político de Antanas Mockus

En la acción consideró su captura fue ilegal puesto que estuvo basada en señalamientos superfluos, recordando que estuvo tres años en una cárcel, situación que afectó su integridad física.

El caso llegó al Consejo de Estado que avaló estos argumentos y determinó que en efecto se presentaron varias falencias en la captura y posterior judicialización de Giraldo Vásquez.

En este sentido se hizo un fuerte llamado de atención al considerar que no había pruebas suficientes que justificarán la captura y posterior medida de aseguramiento, puesto que los testigos no eran creíbles para acusarlo de tener vínculos con la guerrilla de las Farc.

Debido a esto se condenó a la Nación y a la Fiscalía General a pagar por la detención injusta de la libertad de Giraldo Vásquez quién estuvo privado de su libertad entre el 16 de octubre de 2002 y el 3 de agosto de 2005.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido