Cargando contenido

En la sentencia también fueron emitidas las respectivas órdenes de captura.

Miguel Rodríguez Orejuela y su hermano Gilberto.
De izquierda a derecha, Miguel Rodríguez Orejuela y su hermano Gilberto.
Foto: AFP

El Juzgado Primer Penal Especializado de Bogotá condenó a una pena de nueve años de cárcel a los hijos de los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, narcotraficantes extraditados a Estados Unidos y otros directivos de Drogas la Rebaja, por el delito de receptación legalización y ocultamiento de bienes provenientes de actividades ilícitas.

Los condenados por este caso fueron: Maria Fernanda y Juan Miguel Rodríguez Arbeláez; Jaime Rodriguez Mondragón; Juan Carlos Muñoz Rodríguez; María Teresa Quiazua Espine;  Amparo Arbeláez Pardo; Julio Cesar Muñoz Cortés y Rafeel Guillermo Arjona Alvarado.

Además, el juzgado negó en su sentencia la petición de los defensores, de sustituir la privación de la libertad en centro carcelario por otros beneficios como la prisión domiciliaria.

En la misma decisión, el juez a cargo del caso reiteró ante los organismo competentes las respectivas ordenes de captura.

En desarrollo de la investigación, la Fiscalía aseguró que: "ni los hijos de los señores Rodríguez Orejuela, ni la cooperativa, contaban con la capacidad económica suficiente para adquirir las empresas y los establecimientos de comercio y demás bienes, que a partir de 1990  los jefes del Cartel de Cali hicieron una venta aparente a sus hijos y otros familiares y estos a su vez, en 1996 vendieron a Copservir".

La Fiscalía también recordó que durante el juicio, a través de conexión virtual con Miami (Estados Unidos), Gilberto Rodríguez Orejuela reconoció en su momento que fue un error grave el haber permitido que dineros del narcotráfico ingresaran a las arcas del manejo de sus negocios particulares, como la empresa Drogas La Rebaja y Laboratorios Klesfor.

No obstante, Gilberto Rodríguez declaró que en ningún momento, él como propietario de esas empresas permitió que alguno de sus familiares manejara o administrara sus negocios, y  por eso ellos no tenían conocimiento de los dineros que entraban de manera ilegal.

Asimismo, el extraditado narcotraficante indicó que el lavado de los dineros se hizo especialmente a través de muebles, enseres, publicidad y Good Will de las empresas, a las que le inyectó dinero del narcotráfico entre los años 1978,1979, 1980 e inclusive hasta 1981.

“Yo nunca aporte ningún dinero a las empresas que habían quedado en poder mis hijos, pues ellos manejaban su plata. Ellos aprendieron a ser independientes, porque eran buenos profesionales todos”, declaró en su oportunidad Gilberto Rodríguez Orejuela.
 

Sentencia

Encuentre más contenidos

Fin del contenido