Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Desplazamiento masivo y confinamiento de comunidades indígenas en Córdoba
Cortesía

Un juez condenó a 11 años y 3 meses de cárcel a Edson Emérito Sánchez Moreno, representante legal de varias fundaciones sociales en Córdoba, por participar en un entramado de corrupción en el que se desviaron y apropiaron recursos destinados para la atención de la población desplazada.

Según las pruebas recolectadas por la Fiscalía General,  Sánchez Moreno prestó su nombre para quedarse con dos contratos en la Secretaría de Salud de Córdoba, con el propósito de garantizar servicios integrales a las víctimas de desplazamiento forzado y prevención de factores de riesgo para las personas en condición de discapacidad.

Los fiscales precisaron que estos dos contratos, cuyo valor superó los 2.800 millones de pesos, fueron celebrados entre 2012 y 2013, en medio de múltiples omisiones a las normas vigentes. 

Lea también: Disidencias de las Farc asumen responsabilidad del atentado contra Duque en Norte de Santander

Adicionalmente, el Fiscal delegado demostró que el representante de las dos fundaciones firmó facturas, hizo cobros y presentó soportes de consultas, reuniones o entregas de ayudas humanitarias inexistentes.

“Para simular que estos y otros servicios se cumplieron, el contratista falsificó informes técnicos y de ejecución, y reportó una nómina de personal que nunca estuvo vinculada. Sin embargo, se reportó que parte de los recursos del contrato fueron destinados al pago de salarios y prestaciones sociales”, indicó el Director Especializado contra la Corrupción Eduar Alirio Calderón.

Las pruebas dejaron al descubierto que parte de los recursos para atender a la población desplazada fueron entregados a terceras personas que participaron en las diferentes maniobras ilícitas detectadas. 

Ante la contundencia de los elementos obtenidos y los argumentos de la Fiscalía, Edson Emérito Sánchez Moreno aceptó su responsabilidad en los hechos delictivos que se le atribuyen.

En ese sentido, un juez del Circuito Penal Especializado de Montería lo declaró responsable de los delitos de: peculado por apropiación agravado, contrato sin cumplimiento de requisitos legales, interés indebido en la celebración de contratos, falsedad ideológica en documento público, falsedad ideológica en documento privado y concierto para delinquir agravado.

Lea además: Caso Uribe: Juez niega nulidad de la Procuraduría y acepta escuchar a posible víctima en el proceso

El fallo ordenó el traslado del condenado  a un centro carcelario para que se haga efectiva la sentencia.

Asimismo, impuso una multa de 20 mil salarios mínimos legales mensuales vigentes e inhabilidad de 135 meses para ejercer derechos y funciones públicas.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.