Cargando contenido

El ente de control profirió fallo de responsabilidad fiscal contra el exgobernador de Sucre, por más de dos mil millones de pesos.

Foto referencial investigación judicial.
Foto referencial investigación judicial.
Imagine /fotografía de referencia

La Contraloría General de la República profirió un fallo de responsabilidad fiscal por dos mil 723 millones de pesos contra el exgobernador del departamento de Sucre, Julio César Guerra Tulena, por el detrimento al patrimonio público que se dio con el llamado 'cartel de los enfermos mentales'. 

El informe del organismo de control señala que Guerra ordenó, con recursos del Sistema General de Participaciones y de Regalías, pagos de servicios no prestados por la IPS Clínica de Rehabilitación Nuevo Amaneceres de Sucre, como fue la supuesta internación y atención de pacientes ficticios de población pobre no asegurada, con trastornos del comportamiento por consumo de sustancias psicoactivas.

Lea además: Contraloría pone la lupa sobre alcantarillado de Saravena por baja ejecución

Teniendo en cuenta dicha situación, la Contraloría consideró que con su negligencia y falta de cuidado en el manejo del erario público, el exgobernador contribuyó en el daño ocasionado al patrimonio estatal, pues fue quien suscribió todas las resoluciones expedidas entre septiembre de 2014 y diciembre de 2015, mediante las cuales se ordenó cancelar y pagar por los falsos servicios de salud mental

Además, se encontró que la IPS era una clínica de garaje creada solo para desfalcar los recursos del Sistema General de Participaciones, destinados para la financiación de servicios de salud. 

“El capital social del Instituto Prestador del servicio de Salud era de apenas un millón de pesos, que por supuesto no alcanzaba ni para pagarle el sueldo a los empleados que manifestaba tener”, señala el organismo de control. 

Le puede interesar: Imputan responsabilidad fiscal a exalcaldes de Buenaventura por Acuaparque

En el curso del proceso de responsabilidad fiscal, el propietario de la clínica confesó el montaje que se hizo para lograr estos pagos. También explicó el proceso que aplicó para inventar pacientes y cómo contrató un psiquiatra con un título en Argentina, para que falsificará la firma de un colega y avalar así la supuesta atención a los enfermos mentales.

El fallo con responsabilidad fiscal cobija también, en forma solidaria, a dos exsecretarios de salud, seis funcionarios y contratistas de esa misma dependencia y al propietario y representante legal de la clínica de Rehabilitación Nuevo Amaneceres de Sucre, Ernesto Vladimir González.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido