Cargando contenido

El alto tribunal constitucional dejó intacta una sentencia del 2010 que protegió el arraigo cultural.

Peleas de gallos
Peleas de gallos
Colprensa

La Corte Constitucional dejó en firme la sentencia C-666 de 2010, que determinó que las corridas de toros y las peleas de gallos, entre otros espectáculos con animales, hacen parte del arraigo cultural en Colombia, por lo que no pueden calificarse como un acto de maltrato animal.

Esta decisión se tomó al revisar una demanda contra la ley 774 de 2016 sobre protección animal, que excluyó de la protección del Estado a los toros, gallos, becerros y demás animales que participan en espectáculos artísticos, “desconociendo su calidad de seres sintientes”.

La Corte reiteró que el maltrato animal está prohibido en el país, pero tuvo en cuenta ciertas prácticas que no pueden calificarse como maltrato animal sino como actos culturales que deben respetarse en los municipios donde esa práctica tiene arraigo.

Le puede interesar: Estado puede financiar eventos religiosos si son patrimonio cultural, dice la Corte

De esta manera, el tribunal también estableció que el marco cultural de un municipio o región no se puede prohibir.

Organismos defensores de animales calificaron como lamentable la decisión debido a sentencias anteriores que protegían abiertamente a los animales prohibiendo ese tipo de espectáculos por más culturales que ellos fueran.

También hablan de una sentencia de la Corte que le había dado dos años al Congreso para que legislara sobre la materia.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido