Fueron sentenciados a pagar 21 y 22 años de cárcel.

CORTE SUPREMA
El Consejo Superior  “cumplió con el cronograma señalado para la conformación de las listas de las cuales se elegirán los magistrados”.
Colprensa

La sala penal de la Corte Suprema de Justicia condenó a Fernando Castañeda Cantillo y a Feliz Maria Galvis Ramírez, exmagistrados del Tribunal de Cúcuta, por hacer parte de un ‘carrusel de fallos de tutela’ que causó detrimentos a Ecopetrol por más de $109.472 millones de pesos. 

Cantillo deberá pagar 21 años y nueve meses de prisión mientras que Galvis pagará 22 años y ocho meses de cárcel tras aceptar cargos por 20 casos de prevaricato por acción, igual número de peculados por apropiación y concierto para delinquir.

Según las investigaciones se constató que entre 2010 y 2011 los magistrados concedieron 18 tutelas que favorecieron a más de 500 personas que reclamaban el pago de mesadas o ajustes pensionales a los cuales, según la Fiscalía, no tendrían derecho.

La magistrada Patricia Salazar, quien llevó a cargo la investigación, señaló que “los actores -magistrados- tenían a su disposición la jurisdicción ordinaria y a sabiendas, prefirieron desplazar el juez natural con el fin de beneficiar a los accionantes (...) el comportamiento desplegado por ellos al acceder a las pretensiones de los accionantes, fue producto de la deliberada voluntad de apartarse del ordenamiento jurídico acorde los objetivos de la empresa criminal” 

“Utilizaban fragmentos de la Corte Constitucional para dar viabilidad a sus decisiones, pero que no tenían fundamento de fondo y no estaban relacionados con los casos que estudiaban (...) se demuestra la existencia legal del delito de prevaricato”, señaló la magistrada Salazar. 

En junio del 2016, los magistrados fueron suspendidos de sus cargos durante un año por el Consejo Superior de la Judicatura, por ordenar los millonarios pagos. 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido