Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Sede del Hospital Militar, en Bogotá.
El Hospital Militar, en Bogotá, destacó la reducción de los uniformados heridos que ha tenido que atender tras el desarme de la guerrilla.
Cortesía: Hospital Militar

La Sala Penal de Primera Instancia de la Corte Suprema de Justicia dejó en firme el proceso penal contra el actual comandante del Ejército, brigadier general Ricardo Gómez Nieto por las presuntas irregularidades en contratación cuando fungió como director del Hospital Militar. 

El oficial es investigado por las fallas en la celebración de un contrato ente el Hospital Militar y una mujer que estaba inhabilitada para contratar con el Estado por el término de cinco años por una condena emitida en su contra por el juzgado 35 penal municipal de Bogotá. 

Dicho contrato se suscribió en el 2010 por 42 millones 300 mil pesos con el fin de que la contratista, identificada cómo Giomar Patricia Riveros Gaitán ejerciera el cargo de Profesional en el área administrativa y financiera. 

Aunque la Fiscalía había solicitado la preclusión del caso por considerar que el comandante, en su condición de directivo, indagó y descubrió la irregularidad, la Corte consideró que dichas investigaciones se hicieron después de que se firmó el contrato. 

“No se obtuvo copia del juzgado que profirió la condena para establecer si realmente la funcionaria estaba inhabilitada para ejercer cargos públicos”, señaló la sala. 

La Corte también cuestionó las actuaciones del procurador Jaime Durán quien entregó una certificación a favor de la señora a pesar de que existía fallo penal en su contra.

El fallo fue emitido con ponencia del magistrado Ramiro Marín y fue apelado por la Fiscalía y la defensa del comandante. La decisión final la tomará la segunda instancia de la Corte Suprema de Justicia. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.