El alto tribunal compulsó copias para que se indague a la plataforma de interceptaciones del ente investigador.

ÁLVARO URIBE VÉLEZ
El senador Álvaro Uribe Vélez en la presentación de la candidatura de Iván Duque en Ciudad Bolívar.
Colprensa

La Sala de Instrucción II Penal de la Corte Suprema de Justicia ordenó investigar posibles inconsistencias en el manejo de la plataforma 'Esperanza' de la Fiscalía General, la cual se encargada de realizar la interceptación de telecomunicaciones. 

La decisión se tomó en el extenso fallo que archivó la investigación al senador Iván Cepeda Castro por presunta compra de testigos, y en el que además se ordenó indagar la conducta del expresidente Álvaro Uribe Vélez, su hermano Santiago, y el exgobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos.  

La Corte ordenó indagar la razón que llevó a que la plataforma no funcionara los días 24 y 30 de marzo de 2015. En esas fechas, según el fallo, se dejaron de grabar las comunicaciones de los teléfonos de Juan Guillermo Villegas -quién aparece en conversaciones con el senador Álvaro Uribe- y Óscar Monsalve Correa -quién supuestamente declaró en la Corte en el proceso contra el senador Cepeda-.  

Así mismo la Corte compulsó copias a la Fiscalía con el fin de investigar la posible filtración de información del proceso en reserva “la cual tuvo como destinatario el doctor Álvaro Uribe Vélez, según lo trino el 23 de diciembre de 2015”.  

“He recibido informaciones sobre interceptaciones y seguimientos de la justicia en mi contra, ya tengo pruebas los días 21 y 22 de octubre”, señaló el senador y líder del Centro Democrático en un comunicado emitido después de conocer la decisión de la Corte.   

Para el alto tribunal no es claro cómo Uribe se enteró de se habían ordenado interceptaciones, cuando según fuentes del proceso, nunca se ordenó una a su teléfono celular, pero si apareció en las conversaciones por entablar una comunicación con Juan Guillermo Villegas, uno de los investigados.  

Para la época de los hechos, la plataforma ‘Esperanza’ encargada de interceptar llamadas a personas investigadas, cuyo jefe era Danny Julián Quintana.  

Encuentre más contenidos

Fin del contenido