Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

El gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, aseguró que los operativos continuarán para que se reduzca a cero la minería ilegal.
Según el mandatario regional, la Fuerza Pública ha arrebatado el control de la minería ilegal a los criminales que se han enriquecido de ella.
RCN Radio

El 20 de diciembre de 2011, los mineros Jonathan Esteban Pareja Avendaño, Jaime Nicolás Jiménez y los hermanos Yeison Andrés y Wilmar Alberto Taborda Jiménez fueron citados a la finca La Tía, ubicada en la vereda Chorrolindo en el municipio de Segovia (Antioquia).

La reunión tenía como objetivo el pago de una extorsión por la mina de oro conocida como ‘Los Serafines’ o ‘La Roca’, de propiedad de los cuatro mineros. Sin embargo, después de recibir el dinero los cuatro trabajadores fueron acribillados por pertenecientes a la banda criminal de ‘Los Rastrojos’.

Lea además: Veta de oro en una finca, alborota a los habitantes de Remedios, Antioquia

Desde hacía muchos meses, los mineros venían siendo amenazados y recibido presiones para que vendieran la mina. Sin embargo, ante su negativa les empezaron a exigir el pago de “vacunas” con el fin de no atentar contra su integridad personal ni la de sus familiares más cercanos.

El secretario de Gobierno de la Alcaldía de Segovia, Carlos Mario Salazar Londoño los contactó para que asistieran a una reunión con el fin de solucionar el problema que se estaba presentando con dicha mina de oro. Fue así como se fijó la reunión en la finca La Tía.

Pese a que en un principio se dijo que por “milagro” Salazar Londoño se había salvado de ser acribillado, luego se pudo comprobar que fue parte clave del plan para asesinar a los cuatro mineros.

La Fiscalía General lo señaló de ser parte del grupo conocido como los ‘Héroes del Nordeste’ que era el brazo armado de ‘Los Rastrojos’ en esa parte del departamento de Antioquia.

Lea además: Ciudad Bolívar (Antioquia) prohibió la minería en su territorio

En el desarrollo del juicio, Salazar Londoño reconoció su participación en el delito de homicidio agravado en concurso homogéneo y sucesivo y porte ilegal de armas de fuego de defensa personal, hecho por el cual fue sentenciado el 24 de marzo de 2018 a 25 años de prisión.

Sin embargo, el exsecretario de Gobierno se declaró inocente del delito de concierto para delinquir agravado. En su defensa sostuvo que no existen pruebas que él tuviera relación alguna con la banda criminal.

Debido a esto, la defensa del dirigente político antioqueño presentó un recurso de casación con el que se buscaba que se declarara su inocencia al considerar que las pruebas que se tuvieron en cuenta en el juicio no eran claras ni concisas en contra de su defendido.

En el recurso presentado ante la Sala de Casación de la Corte Suprema de Justicia el abogado sostuvo que las interceptaciones telefónicas que presentó la Fiscalía General entre dos integrantes de ‘Los Rastrojos’ solamente se hacía referencia a un Carlos Mario sin dar más detalles.

En efecto, la Corte consideró que los hombres identificados con los de ‘Buitrago’ y ‘Pingua’ manifestaron que necesitaban contactar a Carlos Mario Salazar para hablar del “tema de la mina”, sin hacer más referencias. Pero existen otras pruebas que permiten inferir que la persona a la que hacían referencia era el procesado.

Salazar Londoño actuó como intermediario entre la banda y el resto de los socios de la mina ‘La Roca’ para el pago de las extorsiones de que eran objeto, sino que, además, les colaboró para la consecución de otras finalidades”, precisa la decisión del alto tribunal.

Le puede interesar: Confirman desplazamiento forzado de más de 4.000 campesinos en Antioquia

Para la Corte Suprema, las evidencias de audio dan plena claridad sobre el papel que jugó el dirigente político, puesto que incluso se le señala directamente de ser la persona encargada de llevar a los socios de la mina para “llevarlos ante la organización criminal”.

Por estos mismos hechos fue sentenciado a 55 años de prisión Jairo Hugo Escobar Cataño, conocido como el ‘zar del oro’ quien planeó y ordenó el asesinato de los cuatro mineros, con quienes sostenía una disputa por el control de la mina.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.