Cargando contenido

La Corte Suprema de Justicia confirmó que el exfuncionario asediaba a mujeres que acudían a su despacho

Juez
Inimage

La Corte Suprema de Justicia confirmó la sentencia que condenó a 22 meses de prisión a un fiscal por acosar sexualmente a las mujeres que se acercaban a su despacho buscando ayuda de la Fiscalía.

La investigación en su contra inició en el 2012 después de que cinco mujeres lo denunciaran por acoso sexual.

Le puede interesar: Elizabeth Martínez renunció a la terna para la Defensoría del Pueblo

En las denuncias, las mujeres señalaron que el entonces fiscal les pidió besos, las tocó y había utilizado palabras, frases y actitudes insinuantes mientras que ellas asistieron a su despacho para buscar apoyo de la entidad.

Los hechos sucedieron mientras el hombre fungía como fiscal delegado ante los jueces penales municipales o promiscuos de San Vicente de Chucurí (Santander).

Lea además: "Es mejor que todos los ciudadanos se defiendan en libertad": Defensor del Pueblo sobre caso Uribe

“Valiéndose o aprovechándose de la autoridad o poder que le confería este cargo, con ocasión de procesos penales, acosó y/o asedió en distintas formas, física y verbalmente, mediante besos, tocamientos o caricias libidinosas, palabras, frases, preguntas u otras actitudes o gestos insinuantes a mujeres que tenían interés en asuntos ventilados en su dependencia”, señalan los hechos de la sentencia.

Al tomar la decisión, la Corte señaló que las mujeres víctimas fueron afectadas en su dignidad y honra y autonomía sexual.

“Dado el marco de desigualdad en que se encontraban respecto del agresor en un entorno que la posición de dominio que este tenía, evidente por la jerarquía institucional y social que ostentaba el actor como titular del cargo de Fiscal delegado, las obligaba a acudir a su presencia para obtener información”, dice la Corte.  

La Corte también señaló que las mujeres fueron revictimizadas por las actuaciones del entonces fiscal. 

"Mujeres en situación de vulnerabilidad por su condición económica, por su condición cultural y por el abandono económico de los padres de sus hijos, fueron aún más victimizadas al ser destinatarias de actos de acoso y asedio con fines sexuales", se lee en la sentencia 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido