Cataloga la actividad periodística como una labor de interés social y la información como un bien público.

Periodismo referencial
Ingimage

La sala laboral de la Corte Suprema de Justicia tumbó el fallo de la misma corporación que le ordenaba a la revista Dinero, de publicaciones Semana, revelar la fuente que utilizó en una publicación periodística que afectaba a la viceministra del Agua, Leyla Rojas. 

La sala consideró que la reserva de la fuente no es un privilegio adscrito en cabeza de los medios de comunicación, sino una herramienta que permite el ejercicio del periodismo y la protección de las libertades de expresión e información y, por lo tanto, es una garantía a la democracia.

A juicio de la Corte, la reserva de la fuente tiene sustento en “la facultad que tiene el periodista de abstenerse de revelar el origen de como accedió a la información”, para poner en conocimiento de la comunidad denuncias o cualquier noticia.

Esta decisión respalda el derecho de los periodistas a la reserva en su trabajo investigativo, “destaca la actividad de los medios de comunicación y en especial de los periodistas, y reafirma la importancia de proteger el derecho a la reserva en su trabajo investigativo”.

La Corte añade que preserva el “aspecto esencial de la actividad del comunicador, el cual sería imposible ejercer debido a que las fuentes no accederían en muchos de los casos a otorgar la información si no se les asegurara la reserva”. 

En el caso concreto, la tutela le dio la razón a Publicaciones Semana frente a una decisión de la Sala Civil del Tribunal Superior de Bogotá que, mediante el aval de una prueba, le ordenaba exhibir documentos amparados por la reserva de la fuente periodística.

En el pronunciamiento, que protege los derechos fundamentales a la libertad de expresión e información y a la reserva de la fuente de Publicaciones Semana, la Sala cataloga la actividad periodística como una labor de interés social y la información como un bien público.
 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido