Cargando contenido

El togado es investigado por presuntamente haber recibido sobornos para beneficiar a aforados.

MAGISTRADO MALO
El magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Gustavo Malo Fernández.
Colprensa

Por unanimidad, la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia separó de su cargo al magistrado Gustavo Malo Fernández.

La decisión se tomó mientras se resuelve la situación jurídica del jurista, quien es investigado por su presunta vinculación en el denominado escándalo del 'cartel de la toga'.

En la Sala Plena celebrada este martes se aplicó por primera vez el nuevo reglamento interno de la Corte Suprema que permite separar de su cargo a sus integrantes que estén enfrentando procesos penales o disciplinarios.

El presidente de la Corporación, José Luis Barceló, explicó que Malo seguirá siendo magistrado pero por fuera de sus funciones, por lo cual seguirá recibiendo su salario.

“Seguirá siendo magistrado porque no se trata de una norma sancionatoria, sino administrativa que se le aplica por los graves cuestionamientos que se le hacen en el caso de corrupción”, explicó Barceló.

En los últimos tres meses, Malo Fernández había evitado asistir a la sala extraordinaria para lo cual presentó seis excusas médicas por diferentes dolencias.

De acuerdo con el nuevo reglamento de la Corte, la sala plena puede separar de sus funciones a un magistrado de la Corporación que siendo investigado “perjudique el buen nombre y la honra de la Corte”. El relevo de funciones durará lo que demore la investigación.

Así las cosas, la Sala Penal -a través de votación- escogerá un magistrado auxiliar que se encargará del desarrollo de los procesos que se adelantan en el despacho del magistrado Malo.

Fernando Bolaños, quien lo estaba reemplazado, deberá dejar el Alto Tribunal.

El Presidente de la Corte Suprema de Justicia señaló, además, que Malo negó cualquier vínculo con el denominado ‘Cartel de la toga’.

Sin embargo, dijo que era “un magistrado seriamente cuestionado y eso redunda de manera negativa en cuanto a la credibilidad y buen nombre de la Corte Suprema”.

Barceló también le hizo un llamado a la Comisión de Acusaciones para resolver en tiempo récord la situación jurídica del Malo Fernández.

El magistrado es investigado en la Comisión de Acusaciones tras las declaraciones del senador Musa Besaile, quien aseguró que pagó 2.000 millones de pesos al abogado y exjefe de la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía, Luis Gustavo Moreno para frenar una orden de captura en su contra en el proceso por ‘parapolítica’, que estaba en el despacho del magistrado desde el 2014.

La Comisión de Acusación estudia si acusa o no a Malo Fernández por los delitos de concierto para delinquir, prevaricato por acción y cohecho propio.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido