Cargando contenido

El docente fue desaparecido, torturado y asesinado en agosto de 2001.

Han pasado 18 años desde la desaparición, tortura y muerte del profesor Jorge Freytter Romero en Barranquilla (Atlántico)
Han pasado 18 años desde la desaparición, tortura y muerte del profesor Jorge Freytter Romero en Barranquilla (Atlántico)
Foto: Tomada de Twitter de Jorge Enrique Freytter Florián.

La Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos de la Fiscalía General de la Nación, declaró como crimen de lesa humanidad, el homicidio del docente y líder sindical de la Universidad del Atlántico Jorge Adolfo Freytter Romero.

El profesor fue desaparecido, torturado y asesinado entre Barranquilla y Ciénaga, entre el 28 y 29 de agosto del año 2001, de acuerdo con los resultados que arrojó la investigación de su muerte, en la que estuvieron involucrados agentes del Estado e integrantes del paramilitarismo, que en esa época tenían asiento en la Costa Caribe.

Con la medida que adoptó la Fiscalía, la investigación no prescribirá al cumplirse 20 años de lo sucedido. 

“Declarar que la acción penal por la conducta punible de dicho delito se torna imprescriptible”, señaló el Fiscal 76 especializado, al explicar que la decisión se adoptó tras demostrarse que el docente fue víctima de tortura, en hechos que se registraron en medio de “las agresiones constantes sufridas por miembros de las universidades públicas de Colombia".  

Podría interesarle también: Más de 500 líderes sociales han sido asesinados en los últimos cuatro años: Defensoría

Por su muerte fue condenado a 18 años y seis meses de cárcel, Carlos Arturo Cuartas, conocido con alias de 'Montería', miembro del bloque Norte de las AUC y quien, al momento del juicio, reveló que el asesinato fue cometido directamente por Óscar Orlando Ortiz, alias 'Moncho', jefe paramilitar del frente José Pablo Díaz.

En el crimen también participaron los tenientes del Gaula Flover Argeny Torres Sánchez y Julio Cesar Pacheco Bolívar, alias ‘La Chacha’, al igual que Gabriel Ángel Berrio Parra, alias ‘Chuqui’. 

A raíz de la muerte del docente, su familia debió exiliarse, entre ellos su hijo Jorge Enrique Freytter Florián, quien emigró al País Vasco para salvar su vida, luego de las amenazas que recibía a diario. 

Durante su tiempo en el exterior, logró que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) admitiera la demanda por el homicidio y por lo que sucedió en la Universidad del Atlántico donde, según advierte, fueron asesinados más docentes y estudiantes que tenían posiciones de izquierda y que denunciaban hechos de corrupción. 

Lea también: Sigue aumentando cifra de líderes sociales asesinados en primeros días de 2020 

Avanza además un proceso con la Agencia de Defensa Jurídica del Estado, con la que buscan que se garantice la reparación integral a través de la verdad.  

“El caso de mi padre puede ayudarnos a que muchos más sean reconocidos como crímenes de lesa humanidad y también va a permitir a la sociedad colombiana conocer la crueldad de este asesinato, en el que estuvieron involucrados integrantes del Gaula del Ejército y de la Policía, en unión con estructuras del Bloque Norte de las Autodefensas, específicamente el frente José Pablo Díaz”, dijo. 

Insistió en que se debe investigar qué ocurrió con el paramilitarismo, en las universidades públicas del país.

Hacia 1998 se abrieron investigaciones por el delito de rebelión contra los líderes estudiantiles Reynaldo Serna y Humberto Contreras, y que posteriormente fueron asesinados.

También se registró la desaparición y el homicidio del estudiante Alexander Acuña y del profesor Raúl Peña; estos hechos fueron perpetrados por paramilitares en la Universidad del Atlántico. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido