Cargando contenido

Otro campesino que también criticaba la obra murió el pasado 2 de mayo en Puerto Valdivia.

El Movimiento Ríos Vivos denunció este martes el asesinato de Luis Alberto Torres Montoya, uno de sus miembros que criticaba la construcción de la central hidroeléctrica Hidroituango por los posibles daños ambientales que puede causar.

Torres fue asesinado en la tarde de este martes en una zona rural del municipio de Puerto Valdivia, en el departamento de Antioquia, cuando extraía oro de forma artesanal, detalló el Movimiento Ríos Vivos a través de su cuenta de Twitter.

Este asesinato se suma al de Hugo George Pérez, otro campesino que criticaba la obra y murió el pasado 2 de mayo en Puerto Valdivia.

En la madrugada del lunes se produjo un derrumbe en la zona en que se construye la central eléctrica, lo que ocasionó "un taponamiento total en el túnel" que desvía el río durante las obras.

Eso causó "una reducción" de su caudal aguas abajo y "un embalsamiento de la presa" aguas arriba que preocupa a las poblaciones por una posible creciente del afluente.

Todo ello entraña el riesgo de que una vez se retire el derrumbe, el flujo de agua baje descontroladamente por el lecho del río, detalló Empresas Públicas de Medellín (EPM), compañía encargada de la obra.

En abril pasado un grupo de 25 diputados del Parlamento Europeo pidió a las autoridades suspender el llenado del embalse de Hidroituango, programado para el 1 de julio, porque se cree que aún hay cadáveres sin exhumar en la zona de víctimas de desaparición forzada.

Este proyecto hidroeléctrico, que generará un total de 2.400 MW, lo que equivale al 17% de la demanda energética del país, entrará en funcionamiento a finales de este año, según prevé la EPM. 

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido