Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

EDIFICIO
Cortesía Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo

A las 4 de la tarde de este miércoles se derribará el edificio donde funcionó por años la Estación Tercera de la Policía de Germania. En esta edificación fue violada, torturada y asesinada la niña Sandra Catalina Vásquez en el año 1993.

El edifico adquirido por la Universidad de Los Andes, será demolido para dar paso a otra construcción. Para la madre de Sandra Catalina este será también un momento de profundo significado para volver a repudiar el crimen del que fue víctima su hija de tan solo nueve años.

Por esto, la Universidad invitó a la familia de la menor para que den el primer martillazo en contra de la edificación

El caso de Sandra Catalina se convirtió en un símbolo de la lucha contra la violencia sexual hacia niñas y niños la madre de la menor ha pedido que se refuercen las leyes de prevención y protección a los menores, quienes siguen siendo víctimas de violencia sexual.

El caso

Hace 25 años, Sandra Catalina de tan solo nueve años de edad entró al edificio en busca de su padre Pedro Vásquez. Minutos después la madre de la menor entró buscando a la niña y la encontró en el tercer piso de la estación sin vida y con señales de violencia sexual y tortura. 

En un principio se culpó al padre de la menor, pero luego de tres años de investigación se determinó que el responsable era el agente de la policía Diego Fernando Valencia, quien fue condenado a 45 años de prisión de los cuales sólo cumplió 10. 

El Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo denuncia que la libertad de Valencia se dio en condiciones irregulares.

“Fue liberado días antes de cumplir efectivamente con la sentencia y hasta el día de hoy se desconoce su paradero. Las investigaciones penales no continuaron para establecer la responsabilidad de otros agentes o superiores, por lo cual la familia de Sandra Catalina siguen afirmando que el caso se encuentra en la impunidad”, advierte el Colectivo. 

La familia de la niña demandó al Estado colombiano y el 27 de enero del 2016 el Consejo de Estado condenó a la Policía Nacional por no garantizar la seguridad de la menor como era su deber. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.