Cargando contenido

María del Pilar Vargas fue denunciada por irrespetar a su equipo de trabajo.

Sucre fue uno de los departamentos más afectados por parapolítica.
Sucre fue uno de los departamentos más afectados por parapolítica.
Inimage

María del Pilar Vargas ya no podrá ejercer el cargo de juez Quinto Civil Municipal de Armenia tras ser destituida e inhabilitada por el término de diez años, por maltratar a su equipo de trabajo.

La Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura comprobó que la juez tenía un comportamiento variable entre amabilidad y grosería, “de maltrato y ridiculización pública en general para con su equipo de trabajo, al punto que muchos de sus colaboradores terminaron con problemas de salud”.

Las denuncias contra la juez fueron interpuestas por empleados del despacho judicial a su cargo, quienes presentaron pruebas de los tratos hostiles e irrespetuosos por parte de la juez. "¡Ella los obligaba a entregar sentencias en términos muy cortos de tiempos y si se quejaban simplemente les decía “pida trabajo en otro juzgado!”, “¿por qué no se va del juzgado?”, se indica en el fallo.

Lea además: Diego Cadena, exabogado de Uribe, no aceptará cargos por presión a testigos

Los hechos narrados en la sentencia indican que cuando la juez fue notificada de la queja disciplinaria lanzó el maletín de uno de sus empleados afuera del despacho, luego lo agarro del brazo “para no dejarlo salir hasta que firmara su despido”.

Al parecer, la situación de estrés del despacho estaba perjudicando la diligencia para emitir sentencias y darle cumplimiento al público, pues “se presentaron quejas contra el despacho por parte de los usuarios por mora en las actuaciones judiciales”.

La Sala Disciplinaria concluyó que ella desatendió “los deberes y prohibiciones tales como respetar, cumplir y, dentro de la órbita de su competencia, hacer cumplir la Constitución, las leyes y los reglamentos, así como posiblemente olvidó dar un tratamiento cortés a sus compañeros y a sus subordinados”.

La Sala Superior no desconoció la dedicación, por parte de la juez al interior del juzgado, a efectos de cumplir con sus funciones, pero sí reprochó su relación laboral con sus compañeros de despacho.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido