Cargando contenido

Los trabajadores tienen que llevar sus propios computadores. No tienen líneas telefónicas y las sillas son contadas con los dedos de la mano

EDIFICIO DE LA JEP
Edificio de la JEP
Colprensa

El pasado 13 de enero se inauguró con bombos y platillos el edificio en el que va a funcionar la Justicia Especial para la Paz (JEP). En las oficinas, ubicadas en la Carrera Séptima con calle 63 en el nororiente de Bogotá llegaron los primeros expedientes para el estudio de esta jurisdicción especial creada en el marco del proceso de paz adelantado entre el Gobierno y la guerrilla de las Farc en La Habana (Cuba).

En las últimas semanas, la Contraloría General pidió públicamente una serie de informes a la Secretaria Ejecutiva de la JEP para conocer la destinación de los recursos enviados por Noruega, Suiza y Suecia para la puesta en marcha de esta jurisdicción. El ente de control fiscal pidió explicaciones sobre la utilización de 4,5 millones de dólares.

Tras esta petición, el secretario ejecutivo de la JEP, Néstor Raúl Correa aseguró que él no tenía manejo sobre estos recursos. “Naciones Unidas los ejecutó, es decir se los gastó, celebraban los contratos y los pagaban, yo como Secretario Ejecutivo no participaba en esa ejecución”, precisó haciendo referencia a la celebración de los mencionados convenios.

Una cámara de Noticias RCN ingresó a la sede de la JEP. En las imágenes se evidencia que existen graves problemas de dotación. En el piso 11, donde despachan los magistrados elegidos, las líneas de teléfono se encuentran en el piso, los escritorios no cuentan con computadores, teléfonos, ni otros elementos necesarios para trabajar.

En la Unidad de Trabajo de la JEP, ubicada en el octavo piso, los muebles están desarmados. No hay evidencia de que ahí funcione una oficina. Los trabajadores tienen que llevar sus propios computadores para adelantar su trabajo. De los 157 funcionarios asignados solamente 21 están trabajando en dichas oficinas.

Por medio de una carta, la JEP aseguró que “todo el funcionamiento operativo y administrativo de la JEP le corresponde a la secretaria ejecutiva. En este momento no hay suficientes elementos para el funcionamiento”.

Los trabajadores de la JEP han manifestado su malestar por la situación, hecho que los ha motivado a presentar una solicitud ante la Fiscalía General para que le entreguen los informes sobre los procesos que deberán conocer.

“No hay líneas de teléfono ni computadores para los funcionarios. Los trabajadores están preocupados puesto que no cuentan con los respectivos elementos para realizar todas sus funciones”, señaló el periodista Felipe Quintero.

Tags

Encuentre más contenidos

Fin del contenido