Cargando contenido

El informe 'La discriminación: una guerra que no termina'' revela que las amenazas e intimidaciones también presentaron un aumento.  

Estas son las movilizaciones programadas para el fin de semana
Colprensa

El panorama de la comunidad LGBTI en Colombia es desolador. Las más recientes cifras revelan que en el 2017 fueron asesinadas 109 personas, lo que representó un incremento con años anteriores.  

En el informe 'La discriminación: una guerra que no termina' publicado por la ONG Colombia Diversa se detalla que la mayoría de estos crímenes se presentó por actos de prejuicio en contra de los integrantes de esta comunidad. 

Pese al acuerdo final alcanzado entre el Gobierno y la Farc, y los avances en la mesa de negociación con el ELN, el informe revela que otros grupos armados ilegales persisten con las amenazas e intimidaciones en contra de los miembros de la comunidad. 

"El conflicto persiste e incluso se ha agravado en varias regiones del país. La presencia de grupos armados en varias regiones del país se sigue poniendo en riesgo a la población LGBT, ya que muchos de ellos se reproducen estereotipos negativos e incluso atacan a esta población, con tal de legitimar su rol de control social al hacer eco de los perjuicios de las mismas comunidades en donde viven las víctimas", precisa uno de los apartes de 106 páginas conocido por RCN Radio. 

Igualmente se advierte que estos casos de ataque e intimidación no puede verse como un caso aislado generado por un pequeño grupo, puesto que los perjuicios contra los integrantes de esta comunidad siguen siendo un factor común en la sociedad colombiana.  

"Muchas personas lesbianas, gays, bisexuales y sobre todo las personas trans siguen siendo expulsadas se ajá familias, colegios y comunidades, lo que más deja con muy pocas oportunidades de subsistencia por fuera de economías informales o altamente criminalizadas, como el trabajo sexual", precisa. 

Está situación aumenta la vulnerabilidad de esta comunidad, puesto que el riesgo en contra de su vida e integridad personal aumenta. Las medidas tomadas hasta el momento para garantizar su inclusión en el mercado laboral y darles más oportunidades de estudio han sido insuficientes. 

"Hasta ahora, las normas y sentencias que buscan proteger a las personas LGBT en ámbitos educativos y laborales no han sido suficientes para garantizar su ingreso o permanencia en instituciones de educación básica, media o superior, ni para garantizar que tendrán oportunidades y redes de apoyo para desarrollar sus proyectos de vida", señala. 

Los asesinatos 

El documento revela que los crimenes en contra de los integrantes de la comunidad se presentaron en 19 departamentos. Antioquía y Valle del Cauca presentaron 28 casos, mientras que en Bogotá se registraron 12 asesinatos. 

Colombia Diversa hace un llamado de atención frente al aumento notable de casos de violencia en el sur del Tolima, el Nordoeste y Bajo Cauca antioqueños, Tuluá y Tumaco. En estas zonas se presentó además del aumento en los crímenes un incremento en las amenazas y agresiones físicas y verbales.  

45 de las víctimas más fueron registradas como hombres gays, 35 mujeres transexuales, seis mujeres lesbianas, dos hombres transexuales y una persona bisexual. De las otras 21 víctimas no se pudo establecer claramente su orientación sexual. 

Cinco de las víctimas, según se pudo evidenciar, eran defensoras de derechos humanos. Los investigadores determinaron que está labor aumentó su riesgo, puesto que además de su orientación sexual, el trabajo con las comunidades no fue bien visto por grupos armados y de una ideología de derecha. 

"Si bien no se puede asegurar que la persistencia de los homicidios y el aumento de las amenazas en 2017 se deban, en parte, a estos movimientos anti-derechos, durante este Lo se registraron unos primeros hechos de violencia que estarían motivados directamente por este tipo de discursos", indica. 

El documento cita el caso de dos mujeres lesbianas en Cajicá (Cundinamarca) que fueron agredidas verbal y físicamente por una vecina por su orientación sexual. Cuando se conoció el caso, la agresora citó argumentos religiosos para justificar su actuar contra las dos mujeres. 

Los homicidios por prejuicio presentaron un aumento considerable. En 2016 se presentaron 41 casos mientras que en 2017 la cifra se posesionó en 109, lo que equivale al 37% de los casos registrados por la ONG. 

La violencia por prejuicio afectó en mayor medida a las mujeres trans (17 de 35 fueron asesinadas por ser trans) y a los hombres gays (20 de 44 fueron asesinados por ser gays). Los casos más comunes fueron los asesinatos de hombres gays en sus viviendas, los asesinatos de mujeres trans en zonas de trabajo sexual y espacios públicos, y los asesinatos de hombres gays y mujeres trans en zonas rurales.   

Acceso a la justicia 

La documentación también encontró que existen dificultades para que estos casos sean resueltos de manera eficaz por las autoridades judiciales. El congestionado sistema colombiano afecta en mayor medida que estos asesinatos y amenazas sean investigados y juzgados. 

Cincuenta casos por estos crímenes se encuentran en etapa de indagación, mientras que solamente tres están en investigación formal (es decir ya hay recolección de pruebas e identificación del autor o los autores). Seis pasaron a etapa de juicio (entre las que se encuentran el asesinato de dos mujeres transexuales en Chaparral (Tolima) y Garzón (Huila) que fueron calificados como feminicidios). 

En otros tres casos se emitió una condena contra los implicados. Día investigaciones penales fueron archivadas por no poder identificar a los directos responsables.  

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido