Cargando contenido

Un informe de la ONU dio cuenta de cómo aumentaron los cultivos ilícitos en Colombia en lo que corresponde al año 2017 y respecto a 2016.

Cultivo de coca
Cultivos de coca.
Foto: Colprensa

Según un informe presentado este miércoles por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, los cultivos ilícitos en Colombia aumentaron un 17 % con respecto a 2016,  al pasar de 146.000 a 171.000 hectáreas.

El estudio de la ONU señaló que en la Región Central se pasó de 40.526 hectáreas a 52.960 hectáreas en 2017, constituyendo un aumento del 31 por ciento de cultivos ilícitos. En el mismo informe se lee cómo dichos cultivos pasaron de 34.505 hectáreas en la Región Putumayo - Caquetá en 2016 a 41.382 hectáreas en 2017.

De igual modo, el informe también dio cuenta de un aumento de cultivos ilícitos en la Región Orinoquía y la Amazonía

No obstante, según el Gobierno, el panorama en cuanto a cifras para este año no sería nada alentador. Francisco Espinosa, viceministro de Política Criminal y Justicia Restaurativa, advirtió que en 2018 el número de cultivos ilícitos aumentaría.

"171 mil hectáreas de coca son un número histórico nunca antes visto, creemos que a agosto de 2018 la cifra es superior, en razón de la cual se ordenó por parte del Presidente y la ministra una medición con corte agosto para que el país pueda conocer cuánto hay hoy en día y  de qué dimensión es el problema ", indicó Espinosa en diálogo con RCN Radio. 

Lea también: Fiscal pide convocar al Consejo de Estupefacientes ante aumento de cultivos de coca

El viceministro de Política Criminal también manifestó que el presidente Iván Duque ordenó combatir la droga a partir de la "transformación del territorio, es decir, nosotros podemos erradicar con distintos métodos, pero si no se transforman no se van a lograr soluciones, porque en efecto hay familias que por muchos años han estado ligadas a estas actividades".

Igualmente, el Gobierno mostró su preocupación por el aumento de los cultivos ilícitos en el departamento de Nariño, donde según la ONU hay la misma cantidad de coca que tiene hoy todo el Perú. En esa región hay 45 mil 735 hectáreas sembradas con coca. 

En Nariño, según Espinosa, hay unas plantas de coca de "altísima madurez, eficiencia", es decir cultivos que producen un 33% más de hoja de coca que en 2012. 

Audio

Habla Francisco Espinosa, viceministro de Política Criminal y Justicia Restaurativa.

0:27 5:25

ONU, preocupada por cultivos en coca en zonas forestales

Entretanto, el representante en Colombia de la oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el delito, Bo Mathiasen, señaló que el organismo ha registrado cómo en los últimos cuatro o cinco ha crecido el área bajo cultivos de coca en el país.

“Entre el año 2016 y 2017 había otro crecimiento en 25 mil hectáreas. Alcanzó Colombia en esta medición 171 mil hectáreas de coca en el país”, dijo en entrevista con RCN Radio.

Advirtió que una de las preocupaciones que surgen de informe es el crecimiento de las áreas con cultivos ilegales en zonas forestales y de reserva ecológica.

“Esa es una de las grandes preocupaciones: en los últimos tres o cuatro años, el 34% de la coca está sembrada está en tierra donde antes había bosque. Es un vector muy importante para la deforestación en Colombia”, precisó.

Sin embargo, señaló que “en Colombia, en el 90 por ciento de los territorios donde hay coca siempre ha habido coca, en los últimos diez o más. Hay poca movilidad interna en el país sobre el fenómeno”.

Explicó, no obstante, que en ese lapso el área afectada con coca cada vez más es concentrada; es decir, algunas tienen más coca y de más alta densidad en cuanto a las plantaciones.

Familias y sustitución de cultivos

El diplomático también analizó el fenómeno de las familias que se dedican a la siembra de cultivos ilegales, que se estima en 119 mil.

Precisó que la situación que afecta estas poblaciones está muy vinculada a la zona donde viven. “Son zonas de alta vulnerabilidad, de presencia de grupo armados ilegales, viven en pobreza y aislados de los centros poblados”, dijo.

Añadió que “los grupos armados organizados tiene un gran interés en que estos campesinos siembren la coca”.

Mathiasen, incluso, aseguró que el tema de la propiedad de las tierras que cultivan con hoja de coca podría ser clave para desestimular su siembra.

“El 90 por ciento de los campesinos cocaleros no son dueños de su propias fincas, de las tierras, no tiene títulos. Un programa que hemos visto que funciona bien para disminuir este fenómeno de la coca es implementar la titulación de las tierras”, dijo.

Y explicó: “Una vez que un campesino es dueño de sus tierras no va a querer sembrar más la coca, porque no quiere perderla en un proceso de extinción de dominio (…)  Es un tema de desarrollo, es un tema de inclusión social; Es medio millón de colombianos, el 1% de la población”.

Sobre la sustitución de cultivos ilegales a través del programa que lidera la propia Naciones Unidas, reveló que en el más reciente reporte entregado en agosto de 2018, se había llegado a 26 mil hectáreas.

“(En diciembre de 2017) se habían erradicado un poco más de tres mil hectáreas. En 2018 ha acelerado un poco más. Con familias cumpliendo en un 91%. El gran resultado se comenzó a ver solamente este año”, insistió.

Audio

Bo Mathiasen habló con RCN Radio sobre cultivos de coca

0:27 5:25
Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido