Cargando contenido

La mujer llegó deportada en un vuelo desde Europa 

Señora deportada
Fuentes oficiales

La colombiana Ana Paula Echeverría, quien fue detenida en Suiza tras ser señalada de tener vínculos con la célula terrorista islámica (Isis), llegó al país este miércoles en un vuelo de deportados.

Sin embargo, tras su arribo a Colombia y los posteriores procedimientos de verificación por parte de autoridades, la mujer fue puesta en libertad por no presentar deudas con la justicia.

Según conoció RCN Radio, Echeverría llegó a Colombia a las 9:00 a.m. de este miércoles en un vuelo con un grupo de 70 deportados, el cual fue costeado por la Unión Europea.

Una vez en tierra las autoridades colombianas procedieron a verificar en bases de datos de Migración y otras alertas como Interpol sobre el estado judicial de los deportados.  

Sobre Ana Paula Echeverría, fuentes oficiales dijeron a RCN Radio que no se encontró algún antecedente disciplinario o requerimiento que llevara a su detención.

Según la información obtenida, a esta colombiana se le realizó la respectiva entrevista, que duró cerca de 20 minutos, pero, al no encontrar en el registro solicitud de autoridades colombianas ni extranjeras en su contra, tuvo que ser dejada en libertad.

Fuente oficiales explicaron que pese a haber sido deportada, no existe en la actualidad algún requerimiento en su contra, razón por la que no hay ningún motivo para retener a la mujer.

En la misma información se explica que posiblemente en Suiza no se le habría comprobado a Ana Paula Echeverría su vinculación al Estado Islámico, por lo que no quedó capturada en ese país ni con requerimiento judicial. 

Thumbnail

Captura

Ana Paula Echeverría fue capturada en Europa por autoridades suizas junto a su esposo, Jakovljevic, en noviembre de 2017. Ambos señalados de tener vínculos con el grupo terrorista Estado Islámico.

Tras las investigaciones de las autoridades en Europa, no fue posible comprobar la participación de Echeverría en esta célula terrorista, por lo que posteriormente fue dejada en libertad bajo la orden de expulsión.  

La mujer, que nació en Venezuela pero vivió su niñez en el Valle del Cauca, es considerada un peligro en Suiza pues, pese a que no se comprobó vínculo con Isis, existe una grabación en la que habla de descarrilar trenes, atacar una discoteca o envenenar infieles.

Aunque la mujer asegura nunca haber participado en los hechos atribuidos al Estado Islámico, una de estas células terroristas era  liderada por su esposo, un suizo de origen bosnio.

Del hombre las autoridades suizas aseguran que reclutaba jóvenes para ejecutar atentados en Francia y permanecía en contacto con terroristas en Siria.

Según la investigación, tras quedar en libertad la mujer salió de la terminal aérea y al parecer se quedaría en Bogotá para posteriormente viajar a Tuluá, donde vive su familia.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido