Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Enrique Peñalosa, exalcalde de Bogotá
Enrique Peñalosa, exalcalde de Bogotá
Foto de Colprensa

La Corte Constitucional resolvió a favor del exalcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa un lío jurídico que pesaba en su contra desde el 2018 por el despido de una funcionaria del Distrito.

El alto tribunal tumbó una decisión del 2018 emitida por el Consejo de Estado que condenaba al exalcalde a pagar al Distrito la suma de 595 millones de pesos por un despido injustificado.

Al estudiar el caso, la Corte falló a favor de Peñalosa y ordenó tumbar las decisiones que lo habían condenado a pagar la millonaria indemnización. 

“La Sala Plena concluyó que la decisión del Alcalde fue razonable, en tanto que se apoyó en un concepto del Departamento Administrativo de la Función Pública del Distrito y la mayor o menor corrección de dicho concepto, no puede incidir en la calificación del grado de culpa”, dijo la Corte.

Lea además: Procuraduría abrió investigaciones preliminares por enfrentamientos en El Campín

En la decisión también se ordenó tumbar los fallos de primera y segunda instancia “en los cuales se negó la acción de tutela promovida por Enrique Peñalosa Londoño contra la Subsección B de la Sección Tercera del Consejo de Estado”. 

Los hechos se relacionan con la declaración de insubsistencia mediante la resolución 795 de 1998 de Clara Esperanza Salazar,  quien se desempeñaba como Subdirectora de Hacienda del Distrito de Bogotá.

Salazar inició una demanda contra esa decisión bajo el argumento que ocupaba un cargo de carrera administrativa. El Tribunal Administrativo de Cundinamarca falló a su favor y tumbó la resolución, además ordenó reintegrarla y pagarle los salarios dejados de percibir.

Esa decisión fue confirmada por el Consejo de Estado el 22 de mayo de 2003. En 2018 el Consejo de Estado condenó a Peñalosa a pagar al distrito la suma de 595 millones de pesos.

Peñalosa acudió a la tutela en contra de esas decisiones judiciales bajo el argumento de que se le habían violado sus derechos fundamentales al señalar que “no se valoró debidamente las pruebas aportadas al proceso que desvirtuaban la existencia del dolo o culpa grave en su actuación”. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.