Cargando contenido

Alexander Ospino no aceptó los delitos imputados por la Fiscalía General.

PADRASTRO CHÍA
Policía Nacional

​​​​​​Un juez municipal de Tabio (Cundinamarca) ordenó la reclusión en centro carcelario para Alexander Ospino, el presunto secuestrador y homicida de una bebé de cuatro meses de nacida que fue raptada el pasado fin de semana en el municipio de Chía (Cundinamarca).

Ospina, quien vivía con la madre de la niña, se declaró inocente de los delitos de secuestro agravado y homicidio agravado imputados por la Fiscalía General.

(Ver: Caso bebé de Chía: 'Alexander Ospino se tiró la vida por celos')

En el marco de la audiencia de imputación, que duró ocho horas, el ente investigador señaló que Ospino raptó a la menor después de sostener una discusión familiar con su pareja sentimental. Señala que el origen de la discusión fue el deseo del hombre por regresar a Cartagena para vivir.

Según los reportes iniciales de criminalística, la bebé habría fallecido por asfixia mecánica, sin embargo el reporte oficial por la muerte de la pequeña lo entregará en los próximos días el Instituto de Medicina Legal.

Ospino fue capturado en la mañana del pasado lunes en una vereda cercana al municipio de San Carlos de Guaroa (Meta). Al momento de su detención le aseguró a los uniformados que le había regalado la menor a una señora que pasaba por la zona.

(Ver: Rapto de la niña en Chía: así fue su trágico recorrido)

Pero, poco tiempo después, reconoció que él la había matado y enterrado en una zona montañosa en el municipio de Chía. El hombre le entregó a las autoridades las indicaciones del lugar en el que se encontraba el cuerpo de la pequeña.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido