Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Imagen de referencia sobre ataque armado.
Archivo.

El pasado 29 de mayo, la patrullera de la Policía Nacional, María Alejandra Virolia Ortega fue asesinada cuando intentaba evitar el robo a una peluquería en el barrio El Espino, en la localidad de Ciudad Bolívar, en el sur de Bogotá.

La agente, quien se encontraba en el establecimiento, intervino para evitar el robo del celular a un estilista. En ese momento Greiver José Quevedo Seija le disparó en repetidas oportunidades y emprendió la fuga.

Lea además: Atracaron a los comediantes Diego Camargo y Tato Devia en el occidente de Bogotá

La patrullera falleció debido a la gravedad de las heridas en el pecho. Gracias a las declaraciones de los testigos las autoridades identificaron a los implicados en la acción.

Fue así como el pasado 8 de junio, en un operativo adelantado en Villavicencio (Meta) fue capturado Quevedo Seija cuando intentaba hurtar un establecimiento comercial.

La Fiscalía General estableció que el día de los hechos, Quevedo Seija había atracado a dos menores de edad para quitarles sus teléfonos celulares. Acto seguido se dirigió al salón de belleza para asaltar al estilista. Tras la resistencia de la patrullera le disparó y la robó.

Lea también: Jueces rechazan acusaciones de Claudia López de dejar en libertad a los delincuentes

Un fiscal de la unidad de vida le imputó los delitos de delitos de homicidio agravado, hurto calificado y agravado y porte ilegal de armas de fuego. El ciudadano extranjero no aceptó los cargos. Un juez de control de garantías ordenó enviarlo a la cárcel por la peligrosidad que representa y el riesgo de fuga.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.