Las autoridades vinculan a Raúl Gutiérrez con un plan para realizar atentados en Bogotá.

CUBANO
Colprensa

Luego de que la Policía Nacional capturara en Pereira a un ciudadano cubano señalado de tener vínculos con el Estado Islámico y la presunta planeación de atentados en Bogotá, las autoridades españolas revelaron detalles del proceso de cooperación internacional, en el cual estuvieron más de un mes.

Federico Cabello, consejero del Interior de la Embajada de España en Colombia, dijo en entrevista con RCN Radio, que las alarmas sobre el ciudadano cubano, identificado como Raúl Gutiérrez, de 41 años, se encendieron a finales de febrero, cuando detectaron su cercanía con una célula terrorista de Isis.

“Realmente se trata de un ejemplo más de cooperación policial internacional, tras una detección que hizo la Comisaría General de Información de la policía española, en sus rastreos constantes para dar con este tipo de delitos en internet (...) encontramos que esta persona había manifestado su intención de atentar y de inmediato avisamos a las autoridades colombianas que dieron con su captura en Pereira”, dijo Caballero.

En el operativo de captura de González, las autoridades hallaron varios teléfonos celulares, un computador y diferentes dispositivos de almacenamiento de información.

¿Cómo se produjo la captura?

En diálogo con RCN Radio, el consejero del Interior de la Embajada de España en Colombia sostuvo que fue un proceso de “radicalización progresiva” el que se detectó en esta persona, a la que calificaron inicialmente como un trastornado mental, y señalaron que es un trabajo que normalmente se ejecuta desde este tipo de organizaciones terroristas.

“Se comprueba mediante una investigación medianamente larga, para poder tener certeza, que esta persona está sufriendo un proceso de radicalización yihadista desde una célula que tiene contactos con otros países, entre ellos España (...) apenas él manifiesta su intención de poder actuar en Colombia, se da aviso al FBI y las autoridades colombianas y así se termina con su captura”, precisó el diplomático.

Según el Ministerio de Defensa de España, este persona (que incluso se identificó en su momento como yihadista) había manifestado abiertamente a finales de febrero poseer un plan y tener en su poder distintos tipos de explosivos preparados para atentar en una reconocida zona de restaurantes en Bogotá, frecuentada por personal adscrito a la embajada de los Estados Unidos.

“Tenga en cuenta que es muy fina la línea que separa la mentalidad de una persona trastornada y la de una extremadamente radicalizada, de ahí la importancia para actuar rápidamente y eso fue lo que hicimos, estuvimos atentos a lo que se veía venir y tan pronto dio indicios terroristas, iniciamos un trabajo conjunto para neutralizarlo”, dijo Federico Cabello.

España pide no bajar la guardia

Tras la captura de Raúl Gutiérrez, quien reconoció ante la justicia colombiana ser parte de “su propio grupo rebelde”, las autoridades españolas manifestaron que no se puede bajar la guardia en lo que respecta al reclutamiento de personas por parte del Estado Islámico y sostuvo que aunque no es normal que se centren en Latinoamérica, indicó que de ellos se puede esperar “cualquier cosa”.

“Lo que nos llama la atención y se hace novedoso es que hayan puesto su mirada en Colombia, generalmente se no operan hacia su continente, no obstante hemos visto tantas cosas desde el Estado Islámico, que cualquier cosa puede pasar con ellos”, dijo Federico Cabello Consejero Del Interior De La Embajada De España En Colombia.

El ciudadano cubano capturado en Colombia dijo ante un juez, durante su audiencia en los tribunales de Paloquemao, que forma parte de una organización radical extremista; por lo que se ordenó su reclusión en un centro carcelario tras ser considerado un peligro para la sociedad.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido