Cargando contenido

Consideran que los hechos narrados por el expresidente difieren mucho de la realidad.

ÁLVARO GÓMEZ HURTADO
El dirigente político Álvaro Gómez Hurtado fue asesinado el 2 de noviembre de 1995.
Colprensa

Los familiares de Álvaro Gómez Hurtado rechazaron las declaraciones entregadas por el expresidente Ernesto Samper Pizano sobre los hechos que rodearon el asesinato del líder político conservador registrado el 2 de noviembre de 2 de 1995.

En su concepto, los datos que entregó el exmandatario (1994-1998) ante la Comisión de la Verdad difieren mucho de la verdad histórica, por lo que pidieron que se revise a fondo todo lo que dijo en la sesión celebrada el pasado 20 de febrero y se haga una comparación con todo lo recopilado en las últimas décadas.

En contexto: La teoría de Ernesto Samper sobre el crimen de Álvaro Gómez Hurtado

En una reunión que sostuvieron con el presidente de la Comisión de la Verdad, padre Francisco de Roux, los familiares de Gómez Hurtado –entre los que se encontraban sus hermanos, hijos y sobrinos- presentaron una serie de documentos y declaraciones sobre la posición del líder político con el gobierno de Samper.

Audio

Ernesto Samper sobre el crimen de Álvaro Gómez Hurtado

0:27 5:25

Para ellos, lo dicho por Samper puede catalogarse casi como una “fantasía”, resaltando que nada de lo que él mencionó tiene un soporte histórico. Debido a esto, le pidieron a los comisionados que se comparen las versiones y se revisen todos documentos y declaraciones.

En su versión, Samper aseguró que el plan para asesinar a Gómez Hurtado habría surgido después que este se negara a participar en un ‘Golpe de Estado’ en contra de su Gobierno, situación que habría molestado a los extremistas.

Lea además: Por orden judicial, se deben retirar imágenes del "mural de los falsos positivos"

“Mi convicción es que los conspiradores o una parte de ellos, especialmente lo que he llamado aquí ‘los conspiradores de sangre’, buscaron a Álvaro Gómez para que sirviera un poco de jefe de Gobierno de la oposición en una especie de transición no democrática y se opuso”, señaló el exmandatario haciendo referencia a lo que le dijo en una oportunidad Eduardo Matuk, una persona muy cercana al líder conservador.

Samper indicó que días antes de su muerte, Matuk se reunió con Gómez Hurtado en su casa. En esa oportunidad vio al otrora candidato presidencial muy molesto puesto que lo querían meter en un ‘Golpe de Estado’ y él no se iba a prestar para eso con la intención de llegar al poder. “Yo solamente llego a la Presidencia con este dedo (mostrando el que se usaba anteriormente para registrar el voto) y no más”, sostuvo.

Lea también: Héctor Paul Flórez, el único condenado por el crimen de Álvaro Gómez Hurtado

En dicho encuentro, el líder conservador también aseguró que pese a sus diferencias con el Gobierno, “Samper era un buen tipo”, reseñando que el ‘Golpe de Estado’ no era una opción válida para tumbarlo del poder por el escándalo del ‘Proceso 8.000’ (el supuesto ingreso de dineros del Cartel de Cali a su campaña presidencial).

El expresidente de la República aseguró que en diferentes oportunidades le pidió al Fiscal General de la Nación, Alfonso Valdivieso, que adelantara las respectivas investigaciones frente a los ‘golpistas’. Sin embargo, el jefe del ente investigador nunca tomó una decisión de fondo.

“Valdivieso dijo que no. Si se hubiera abierto, de golpe, Álvaro Gómez, estuviera vivo”, reveló el exjefe de Estado al señalar que existían muchas pruebas sobre la existencia de estos grupos que estaban planeando y fomentando un ‘Golpe de Estado’ en su contra.

Le puede interesar: Por beneficiar a hijo de 'la gata', despiden a director de cárcel en Sabanalarga

“Los conspiradores ideológicos se reunían periódicamente en almuerzos en que se hablaba de golpes de Estado, tuve acceso a los documentos de la conspiración y me los envió el exviceministro Rommel Hurtado. Eran 34 documentos que hablaban de cerrar el Congreso, decretando la conmoción interior, restableciendo la extradición y era un catálogo en el que había personas sobresalientes, que no las voy a mencionar, y debajo de ellos había conspiradores. Y uno de ellos buscó a Frechette para que EEUU apoyara la conspiración que se estaba fraguando. Frechette no quiso participar pero le faltó la parte de que no le informara al gobierno durante un año, por eso Frechette acabó su carrera diplomática", indicó.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido