Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Álvaro Gómez
Colprensa

Mauricio Gómez, hijo del dirigente político conservador Álvaro Gómez Hurtado, asesinado en 1995, lanzó fuertes cuestionamientos al testimonio entregado este martes por el hoy senador del partido Comunes y exjefe de las Farc Carlos Lozada, ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), en el marco de su compromiso por contar la verdad sobre este y otros crímenes.

Gómez habló de una carta que el secretariado de las Farc le entregó a su padre, en 1985, en la cual lo invitaba a dialogar en Casa Verde: “mi padre tuvo un par de conversaciones con Jacobo Arenas y cuando el M-19 lo secuestró, Manuel Marulanda personalmente le dijo a mi hermana que las Farc no lo tenían y que nunca le harían daño”.

Lea también:  “General Landazábal fue un enemigo durante toda su carrera militar”: Carlos Lozada ante la JEP

Es así que Mauricio Gómez dijo que si su padre hubiera sido uno de los enemigos históricos de las Farc, la carta no se hubiera escrito y ese caso en la guerrilla “tendría que ser uno de los más documentados y discutidos por el valor simbólico. No es creíble que una acción fuera dejada a una serie de mandos medios”, dijo.

Además, añadió la pregunta: “¿Matar a Álvaro Gómez las Farc, en 1995, por una sentencia de muerte que dizque se había firmado en 1964? Difícil creerlo lo tienen que probar”.

Mauricio Gómez dijo que sería una infamia y una injuria sugerir que lo que los impulsa a conocer la verdad de los hechos “es un afán de lucro o alguna compensación económica (…) desconoce los esfuerzos de 30 años para encontrar los verdaderos culpables”.

Señaló, además, que su familia lo único que quiere es conocer la verdad, pero que no se debería descartar o desconocer totalmente la primera hipótesis del caso que se trazó con pruebas y “son el resultado de una investigación minuciosa que ha adelantado la Fiscalía. Hecha de evidencias, testimonios y elemento de tiempo modo y lugar que son fundamentales para llegar al corazón del crimen”.

Le puede interesar: Carlos Lozada amplia versión en la JEP por asesinatos de Álvaro Gómez, Pizarro y Jesús Bejarano

Esa primera hipótesis tiene que ver con el homicidio tuvo relación con la férrea idea de Gómez de “tumbar el régimen”; es decir, pedirle la renuncia al entonces presidente Ernesto Samper “cuya campaña fue financiada con dineros del narcotráfico”.

“Lo que hemos visto en todos estos años es un propósito constante y doloso que parte del Estado y su aparato de justicia para desviar la investigación en el magnicidio”, dijo.

En ese sentido, para Mauricio Gómez no es del todo creíble lo señalado por Carlos Lozada en plena audiencia ante la JEP, en el marco de su compromiso con la verdad.

Nuestro escepticismo no es un acto político contra el proceso de paz (…) el país espera que las Farc den la verdad y no la mentira, pero cierta y probada y no leyendas contradicciones información de oídas y de tercera mano, además de acusaciones a muertos que no se pueden defenderse”, dijo, al señalar que “la carga de la prueba esta en manos de las Farc para acreditar su culpabilidad”

Dijo que la información que hasta ahora ha entregado las Farc ha sido “casi risible, precariedad y debilidad inaceptables y así no es la verdad que va a llevar a la paz”.

El hijo de Álvaro Gómez Hurtado advirtió que el trabajo de la JEP en ese caso sería crucial y un reto “por todos los elementos que hay en él con respecto al problema de la verdad en Colombia y el exceso de justicia en nuestro país”.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.