Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

rperez
Autor
Siete años del crimen de Diego Felipe Becerra conocido como el grafitero
Siete años del crimen de Diego Felipe Becerra conocido como el grafitero.
Colprensa

Después de cuatro años de audiencias preparatorias, para el próximo miércoles 11 de septiembre está fijado el inicio del juicio por la manipulación de la escena del crimen donde murió el joven Diego Felipe Becerra Lizarazo el 19 de agosto de 2011.

Sin embargo, a pocos días de la diligencia se presentó un memorial en la Fiscalía General en el que se advierte que el delegado de esta investigación no cuenta con agentes de policía judicial para presentar y exhibir los elementos materiales probatorios recolectados durante el juicio.

Lea además: A ocho años de la muerte del grafitero Diego Felipe Becerra, familiares reclaman justicia

Esta situación, según la defensa de las víctimas reconocidas en el proceso, representa una anomalía y una afectación al desarrollo del proceso penal puesto que es necesario que agentes del CTI presenten formalmente estas pruebas durante las audiencias de juicio.

En el desarrollo del proceso penal existió un plan para desviar la investigación, señalando que el joven de 17 años de edad había sido retenido por un patrullero de la Policía Metropolitana de Bogotá después de recibir una denuncia sobre un robo a un bus de servicio público en la calle 166 con Avenida Boyacá.

Tras retenerlo –según la primera versión de la policía- el joven amenazó con un arma de fuego al uniformado hecho por el cual este actuó en defensa propia y le disparó en una oportunidad causándole una herida mortal. La aparición de la pistola fue notificada en un reporte oficial.

Lea también: "La impunidad se ensañó con el caso de Diego Felipe Becerra", familiares del joven grafitero

Sin embargo, la investigación forense arrojó que el joven nunca había manipulado ni portado un arma de fuego. Reseñando que recibió un disparo por la espalda y a corta distancia, lo cual va en contravía de la declaración del patrullero Wilmer Antonio Alarcón.

Igualmente, un grupo de testigos aseguraron que el uniformado había requisado al joven y luego le dijo algo al oído, lo que hizo que Diego Felipe saliera corriendo. Cuadras más adelante se escuchó el disparo.

Varios policías que llegaron al lugar de los hechos, le narraron a la Fiscalía General que el arma que apareció en el lugar de los hechos fue comprada en el mercado negro, activada en un canal de aguas cercano y puesta sobre el piso.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.