Según el Fiscal, la dosis personal es usada como escudo por las bandas de microtráfico.

Néstor Humberto Martínez
Fiscal Néstor Humberto Martínez.
Colprensa

"Vamos a tener que replantear el tema de la dosis personal para que no se utilice como escudo de la delincuencia organizada", declaró Néstor Humberto Martínez, Fiscal General, este viernes, en rueda de prensa.

Según Martínez, las bandas de microtráfico apelan al aprovisionamiento para llevar muchas papeletas de droga y eludir a las autoridades: "Si son 20 papeletas, el malandrín de la droga dice que son las de su semana. Si son 40, nos dicen que son las de la quincena", dijo el Fiscal.

Martínez agregó que prepara junto con la Policía Nacional un proyecto de ley con el cual se buscaría una reforma a la ley sobre la dosis personal.

De igual forma, indicó que esta iniciativa, en un principio, se estaría presentando el próximo 20 de julio ante el Congreso de la República.

Según Martínez, esta reforma buscaría atacar el daño que se está causando a la sociedad colombiana y especialmente a los menores de edad que están siendo víctimas de las redes de microtráfico.

La ley 30 de 1986 define la dosis personal de marihuana como la que no exceda los 20 gramos. En el caso del hachís, es personal si no pasa de cinco gramos, y en la cocaína o cualquier sustancia a base de cocaína, la que sea inferior a un gramo.

La Corte Constitucional, con la sentencia C-221 de 1994, despenalizó el consumo de dosis personal. 

Asimismo, la ley 1453 de 2011 determinó que el porte de sustancias psicoactivas en una "cantidad considerada como dosis para uso personal" no debía ser considerado como parte del delito de "tráfico, fabricación y porte de estupefacientes".

Y la ley 1566 de 2012 dice que el consumidor habitual o esporádico de drogas no se puede tratar como un delincuente.

Por su parte, en marzo 2016, la Corte Suprema abrió la puerta para no procesar como delito el porte de estupefacientes que exceda la dosis personal, "siempre y cuando su único propósito sea el consumo derivado de la enfermedad o adicción del portador".

El alto tribunal se pronunció de esa manera al absolver a un soldado regular que había sido condenado a nueve años de prisión por llevar 50,2 gramos de marihuana. 

"En el proceso quedó demostrada su farmacodependencia a la marihuana desde temprana edad, de la que dieron cuenta los testimonios de un psiquiatra, otro soldado, un amigo y familiar", dijo la Corte en ese momento.

Estas son las declaraciones del Fiscal:

Encuentre más contenidos

Fin del contenido