Cargando contenido

La Red de Veedurías denunció una supuesta manipulación de pruebas por parte de González dentro del escándalo de Odebrecht.

Luis González, el fiscal delegado para la Seguridad Ciudadana
Luis González, el fiscal delegado para la Seguridad Ciudadana
Colprensa

Luego de que la Red de Veedurías instaurara una denuncia en contra del fiscal delegado para la Seguridad Ciudadana, Luis González, por la presunta manipulación de pruebas en la investigación que se adelantó por la muerte de Jorge Pizano, excontroller de las obras Ruta del Sol II, la Fiscalía General decidió no investigarlo.

El caso le había sido designado al fiscal quinto delegado ante la Corte Suprema de Justicia, quien no encontró fundamento en la denuncia y decidió no admitirla.

La entidad argumentó además que la denuncia no cumple con los parámetros constitucionales, pues Luis González no es el fiscal del caso y por lo tanto no intervino en la recolección de pruebas realizadas tras la muerte de Jorge Pizano.

En contexto: Renunció el director de Medicina Legal por caso de Jorge Pizano

En su denuncia Pablo Bustos, presidente de la Red de Veedurías, manifestó que "se debe aclarar si Jorge Pizano fue asesinado o no, porque se deja en entredicho si existe un doble homicidio, teniendo en cuenta que también falleció el hijo del testigo (…) Acá parecería que existe un plan para ocultar o silenciar las verdaderas causas de su muerte y la de su hijo". 

La Red de Veedurías también pidió, en ese momento, que se investigaran las actuaciones de la Fiscalía en el caso Odebrecht para establecer si hay funcionarios del ente investigador involucrados en los posibles delitos de fraude procesal, falsedad en documento público, concierto para delinquir y encubrimiento de pruebas, entre otros.

Jorge Enrique Pizano fue excontroller de la Ruta del Sol y, según se conoció tras su deceso, uno de los conocedores del escándalo de Odebrecht en Colombia. 

Como auditor de dicha obra, Pizano encontró una serie de irregularidades en la celebración de contratos y procesos de facturación, situación que le fue puesta en conocimiento en su momento a su amigo, el abogado Néstor Humberto Martínez Neira. 

Pizano falleció el 8 de noviembre de 2018 y, según el informe de Medicina Legal, murió como consecuencia de un infarto. 
Dos días después, en hechos que son materia de investigación, falleció su hijo Alejandro después que, al parecer, tomara una botella de agua que contenía cianuro y la cual se encontraba en el escritorio del empresario. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido