Cargando contenido

Constructores e interventores del proyecto de remodelación tendrán que responder por el delito de homicidio culposo.

La tragedia del Estadio Plazas Alcid ocurrió el 19 de agosto de 2016.
RCN Radio

La Fiscalía General presentó el escrito de acusación en contra de los constructores e interventores del proyecto para remodelar el estadio Guillermo Plazas Alcid de Neiva.

Los procesados tendrán que responder en juicio por el desplome de una de las tribunas en hechos registrados el 19 de agosto de 2016. El siniestro dejó a cuatro personas muertas y nueve gravemente heridas.

Dos años sin el Estadio Guillermo Plazas Alcid de Neiva

De acuerdo con el dictamen pericial hecho por la firma 'Ingeniería Sísmica y Estructuras', el desplome de la gradería ocurrió por un mal procedimiento de construcción.

En el escrito de acusación se tiene en cuenta las versiones entregadas por algunos trabajadores sobre las falencias en el proyecto.

La Fiscalía fue clara en señalar que el equipo directivo del consorcio que tenía a cargo la remodelación del estadio, era garante de la vida y la integridad física de los empleados. "Los hoy involucrados pasaron por alto el cuidado de la vida, omitiendo aspectos trascendentales que finalmente provocaron la muerte de cuatro obreros y graves lesiones a nueve más".

Según el delegado del ente investigador, las irregularidades en los sistemas de contratación e incumplimientos de diseños y planeación en la ejecución  del proyecto, "las cantidades de obra no eran aproximadas a las que debían ejecutar, sino desproporcionadas y lejos de la realidad".

Por esto, "los constructores, interventores y asesores externos responderán civil y penalmente por el incumplimiento de las obligaciones pactadas en el contrato y de las omisiones que le sean imputables y generen daños de su celebración y ejecución".

El ingeniero Miguel Alejandro Lozano, quien es el representante legal del Consorcio Estadio 2014, el ingeniero Jarlinson Hurtado dueño del 50% de la participación accionaria del consorcio constructor quien para la época fungía como ingeniero residente tendrán que responder en juicio por los delitos de homicidio culposo en calidad de probables coautores cometido en concurso homogéneo y lesiones personales culposas en concurso heterogéneo.

Por los mismos hechos también fueron acusados el ingeniero civil Jaime Arévalo que se desempeñaba como director de interventoría y Óscar Mauricio Montoya quien figuraba como director de obra sin contar con el conocimiento profesional para estar al frente de una obra tan compleja e importante.

Para esta nueva etapa del proceso judicial, la jueza otorgó un plazo de cuatro meses para entregar y analizar el material probatorio que se esgrimirá en el juicio oral. La audiencia preparatoria se adelantará el 21 de enero del 2019.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido