Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Acoso sexual
Ingimage

La Fiscalía General de la Nación reveló que durante el último año y medio ha venido investigando un total de 3.952 denuncias que fueron instauradas ante ese organismo, por presuntas víctimas del delito de acoso sexual en el país.

De acuerdo con los investigadores de Policía Judicial, los registros formales ante la Fiscalía General evidencian que alrededor de 7 denuncias diarias están siendo presentadas en su gran mayoría por mujeres, por actos relacionados con hechos de acoso sexual en diferentes zonas del país.

En contexto: Por acoso laboral y sexual en la Corte Constitucional, organizaciones piden investigación

Según el reporte de los agentes a cargo de estos procesos, entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2019, la Fiscalía recibió 2.923 denuncias por casos de acoso sexual.

De igual forma, se señala que entre el 1 de enero y el 24 de junio de este año, se investigan un total de 1.029 casos por este delito, frente a 1.339 casos denunciados en el mismo periodo de 2019, lo que representa una disminución de un 24 % en los casos denunciados.   

Audio

(Audio) Informe Mauricio Collazos sobre casos de acoso sexual en Colombia

0:27 5:25

El informe de la Fiscalía conocido por RCN Radio, también hace una radiografía de las zonas del país más afectadas por la comisión de este delito, en atención al número de casos denunciados.

Con base en los registros de Policía Judicial durante este año, Bogotá con 206 casos se ubica en el primer lugar con más reportes de denuncias por acoso sexual, seguida por Cundinamarca con 86 casos, Medellín con 76, Cali con 74 y Atlántico con 60.

Este listado lo complementan los departamentos de Santander con 42 denuncias, Cauca con 41, Meta 36 y Valle del Cauca con 35 casos de acoso sexual.

Lea también: Todos estamos bajo sospecha: pdte. De Corte Constitucional sobre casos de acoso sexual y laboral

El dolor detrás del acoso  

Son muchos los testimonios sobre el drama que afrontan las víctimas de acoso sexual en Colombia, como el caso de María a quien llamaremos bajo ese nombre por razones de su seguridad.

Esta mujer quien es madre y cabeza de hogar, se desempeña como empleada del servicio doméstico y se gana su salario haciendo aseo en casas de familia por horas en Medellín.

En 2018, María recibió una llamada de su antigua patrona quien le ofreció contratarla para que le ayudara con todo el servicio en una fiesta que iba a organizar en su casa, a lo cual ella accedió.

La mujer realizó sus labores en el domicilio, pero en medio de su trabajo algunos de los asistentes le insistieron de manera reiterada en que se tomara unos tragos del licor que ella misma servía.

Sin embargo, bajo el beneplácito de su patrona, finalmente accedió a consumir una de las bebidas que estaba repartiendo. Una vez concluida la fiesta, María se despidió, pero la mujer que la contrató le pidió que se quedará en su casa para que al día siguiente le ayudara a organizar completamente el lugar y aunque eso no era lo pactado, decidió aceptar.

Relató que se sentía muy cansada ante las largas horas de trabajo y decidió recostarse en la cama que le habilitaron en el cuarto contiguo a otros dos habitaciones, donde se encontraban su jefa y su esposo y otra pareja que también había participio de la fiesta.

A punto ya de dormirse y en lo que parecía una pesadilla sintió que alguien abusaba de ella y sin entenderlo, no podía defenderse, su cuerpo se encontraba inmóvil y luego perdió la conciencia.

Cuando María le hizo el reclamo por lo sucedido a la mujer que la contrató y señaló al hombre que creía era su abusador, fue revictimizada, pues su patrona se burló de ella y le dijo que cómo podía pensar que su marido u otro de sus amigos podía querer tener algo con una persona como ella, si era una simple empleada del servicio.

Posteriormente, María acudió ante la Fiscalía para denunciar el acoso y abuso sexual del que había sido víctima tras el ataque de su agresor, el cual se negó en reiteradas ocasiones a practicarse una prueba médica ante los expertos de Medicina legal, lo que retrasó la investigación.

Le puede interesar: Corte Constitucional responde a informe sobre acoso sexual: no se han recibido denuncias

Otra de las mujeres que suma a la larga lista de las víctimas de este delito es Isabel, como pidió ser llamada para guardar su verdadera identidad y ante el temor de alguna represalia en su contra, tras hechos ocurridos en Quibdó (Chocó) en el año 2006, cuando era menor de edad.

La mujer también padeció su viacrucis mientras trabajaba como empleada doméstica en una casa de familia, donde su agresor fue el hijo de sus patrones.

Según la víctima de esta historia, el acoso era permanente, ya que todas las noches debía poner doble seguro en la puerta de su cuarto para evitar que el joven ingresara sin autorización y en las mañanas cuando tomaba la ducha, debía hacerlo en el patio trasero de la casa con ropa puesta, porque sino era espiada por su agresor.  

Sin saberlo, Isabel venía siendo objeto de acoso y ante el miedo de ser despedida aguantó este tipo de agresiones.

Relató que una noche cuando ya estaba dormida, el hijo de sus patrones llegó borracho de una fiesta y aprovechando que ni sus papás ni sus hermanos estaban en la casa, irrumpió en su cuarto, la tomó a la fuerza y abuso sexualmente de ella.

La víctima también le contó a la madre del joven lo sucedido, pero esta no le creyó y por el contrario, la señaló de ser la responsable del abuso por la ropa que usaba.

María e Isabel unieron sus voces para hacer un llamado a otras mujeres, con el fin de que no se queden calladas y denuncien oportunamente estos hechos ante las autoridades competentes para evitar que siga creciendo ese listado de víctimas de acoso sexual en Colombia.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.