Cargando contenido

Alejandro Zabaleta tendrá que responder por el delito de homicidio agravado.

Porrista de Millonarios asesinada
Luisa Fernanda Ovalle, porrista de Millonarios fue asesinada el 30 de noviembre de 2013.
Foto: Colprensa

RCN Radio conoció que la Fiscalía General radicó el escrito de acusación en contra de Hugo Alejandro Zabaleta Sossa por su presunta responsabilidad en el asesinato de la porrista de Millonarios, Luisa Fernanda Ovalle registrado el 30 de noviembre de 2013 en el barrio Castilla, en el sur de Bogotá.

Por reparto, el juzgado 42 penal de conocimiento de Bogotá tendrá que adelantar las respectivas diligencias judiciales. Zabaleta Sossa, quien se encuentra privado de su libertad en la cárcel La Modelo de Bogotá, tendrá que responder en juicio por el delito de homicidio agravado.

 

Capturado presunto asesino de porrista de Millonarios, Luisa Fernanda Ovalle

En el escrito de acusación el ente investigador cita pruebas documentales y testimoniales que indican al procesado en el asesinato de la joven de 17 años. Entre estos se encuentra la declaración de un hombre quien detalló la forma en cómo Zabaleta intentó hurtar las pertenencias a la joven cuando caminaba por el parque Los Ángeles en la localidad de Kennedy.

Las pruebas recolectadas indican que el objetivo del ataque fue el intento de robo de los celulares de alta gama que llevaba la joven, quien en ese momento trabajaba como impulsadora de una reconocida marca de teléfonos celulares.

En el forcejeo, el ahora procesado le propinó dos puñaladas a Ovalle. “Ella gritó y puso resistencia, lo que lo motivó a que le cortara las manos para que soltara el bolso y luego le pegara sendas puñaladas en el tórax, lo que le afectó el pulmón izquierdo y la llevó a su fallecimiento”.

El testigo relató que después de esto el agresor se quitó el buzo con capota y lo arrojó al canal de aguas lluvias, así como el cuchillo que utilizó para el ataque contra la joven estudiante de cuarto semestre de Ciencias Políticas de la Universidad de San Buenaventura.

“Él se asustó y no supo qué hacer (...) decidió regresar a la tienda donde inicialmente estaba tomándose una cerveza, tomó una cerveza y fumó un cigarrillo”. Minutos después el agresor ingresó al bar portando un chaleco.

Por esto el testigo lo identificó. “Después de los hechos lo pudo observar en diferentes oportunidades, y posteriormente decidió hablar con la justicia, porque vio a la madre llorando en los medios de comunicación”, precisa la investigación adelantada por la Unidad de Vida de la Fiscalía.  

“Lo pudo observar en el mismo sector en diferentes oportunidades” en el barrio. Debido a que vio diferentes reportajes periodísticos en los medios de comunicación el testigo -cuyo nombre se mantiene en reserva por motivos de seguridad- decidió contar su versión ante las autoridades.

Esta declaración coincide con lo dicho por otros tres testigos quienes dieron detalles sobre las características físicas del agresor. Estos detalles coinciden con lo visto en las cámaras de seguridad del sector.

La investigación tuvo cierta complejidad puesto que los videos de las cámaras de la zona presentaban imágenes borrosas y lejanas, lo que impidió verificar claramente el rostro del agresor.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido