Cargando contenido

El ente investigador señaló que no existen elementos materiales probatorios para reactivar el caso.

Alejandro Pizano Ponce de León y Jorge Enrique Pizano, hijo y padre fallecidos
Alejandro Pizano Ponce de León y Jorge Enrique Pizano, hijo y padre fallecidos
Foto de @memorist_ y de Colprensa, respectivamente

La Fiscalía General ya time una posición clara frente a la solicitud de la Procuraduría para reabrir la investigación por los hechos que rodearon la muerte de Alejandro Pizano, hijo del excontroller (auditor) de la Ruta del Sol II, Jorge Enrique Pizano.

El ente investigador sostendrá que no cuenta con nuevos elementos materiales probatorios para reactivar este caso, indicando que ya se concluyó -tras un minucioso análisis- que Alejandro murió tras consumir por erro una botella de agua del escritorio de su padre que contenía cianuro.

En contexto: Por muerte de Alejandro Pizano, pedirán que se reactive investigación

Fuentes cercanas a la Fiscalía General le manifestaron a RCN Radio que tras evaluar los argumentos presentados por el Ministerio Público se concluyó que no existe un soporte probatorio para verificar una nueva hipótesis.

En este punto se sostiene que tras recolectar diferentes pruebas materiales y revisar testimonios se pudo verificar que en efecto el joven, tras la muerte de su padre, en noviembre de 2018, se sentó en su estudio y ahí cogió el agua saborizada que estaba encima del escritorio.  

Pocos minutos después sus familiares lo encontraron tirado en el piso con un evidente malestar, hecho por el cual decidieron trasladarlo a un centro médico de urgencia donde falleció. Las pruebas forenses hechas por el Instituto de Medicina Legal determinaron que había muerto por envenenamiento tras consumir la sustancia química.

Lea además: Fiscalía concluyó que muerte del hijo de Jorge Enrique Pizano fue accidental

El 29 de enero de 2019, el entonces fiscal General, Néstor Humberto Martínez señaló en rueda de prensa que los elementos materiales probatorios recolectados permitían inferir que Jorge Enrique Pizano había comprado varias botellas de agua saborizada en un conocido supermercado de Subachoque.

En la finca en la que vivía -indicó Martínez- se encontró, en uno de los baños, un pote que contenía ciuanuro. La empleada doméstica de Pizano relató que el 8 de noviembre de 2018 vio sobre el escritorio "la botella de agua saborizada y se "acercó a cogerla. Cuenta en su testimonio que la tapa estaba un poco movida y ella misma la cerró". 

Tras considerar que los testimonios eran concluyentes y las pruebas documentales permitían establecer el origen de las bebidas saborizadas y el pote con cianuro, la Fiscalía General tomó la decisión de archivar el caso.

En otras noticias judiciales: Aida Merlano había señalado de corrupción a los más poderosos de la costa Caribe

Revisando los argumentos presentados por la Procuraduría General, el ente investigador segura que no se arribó ningún elemento que permitiera inferir la existencia de un delito en la muerte de Alejandro Pizano.

Estos serán los argumentos que presentará la Fiscalía General en la audiencia programada para el próximo 9 de octubre ante un juez de conocimiento de Bogotá.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido