Cargando contenido

Emiro Rojas pidió que Claudia Julieta Duque no opine ni entregue información sobre el proceso penal.

CLAUDIA JULIETA DUQUE
La periodista Claudia Julieta Duque publicó una serie de reportajes que reflejaban la relación de agentes del DAS con el crimen de Jaime Garzón.
Colprensa

El próximo 25 de julio el juzgado segundo especializado de Bogotá definirá si acepta o no la petición presentada por la defensa del exsubdirector del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), Emiro Rojas Granados para que la periodista Claudia Julieta Duque no entregue declaraciones o informe en medios de comunicación o redes sociales sobre el proceso que se adelanta en contra del exfuncionario.

En la audiencia celebrada este miércoles la defensa de Rojas manifestó que la periodista se debe abstener de hacer comentarios sobre el juicio que se adelanta por el delito de tortura psicológica. Reseñó que al inicio del caso se les pidió a todos los sujetos procesales evitar dar entrevistas a los medios de comunicación o hacer mención a lo que suceda.

Lea además: Corte definirá tutela sobre filtración de información a periodistas

En su argumentación el abogado citó una entrevista rendida en el mes de enero a un diario de circulación nacional, así como las menciones en sus redes sociales sobre el desarrollo del juicio. Dicha petición fue cuestionada fuertemente por el defensor de la periodista y el representante de la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip) que acompaña el caso.

En este sentido señalaron que este caso tiene un alto interés público puesto que hace referencia a “una grave violación a los derechos humanos”. El hecho de negar cualquier tipo de mención, opinión y publicación sobre el caso afecta gravemente la libertad de prensa e información, derecho que está consignado en la Constitución Política de Colombia.

Lea también: Protección de fuentes es necesaria para el ejercicio periodístico: FLIP

En el escrito de acusación la Fiscalía General señaló que siendo subdirector del DAS, Rojas Granados emitió directrices para que se adelantaran seguimientos y amenazas en contra de la comunicadora debido a los informes periodísticos que estaba publicando frente a la relación de agentes del Estado con el crimen del periodista y humorista Jaime Garzón Forero registrado el 13 de agosto de 1999.

En su apartamento la comunicadora empezó a recibir coronas fúnebres, llamadas en las que le daban datos exactos sobre sus movimientos y fotografías de su hija saliendo del colegio. Estas intimidaciones tenían como objetivo acallar a Duque y evitar que siguiera investigando.

Las pruebas recolectadas indicaron que los agentes del DAS realizaban rondas continuas por el apartamento de Duque y los lugares que frecuentaba. Igualmente tuvieron una participación por los hechos que rodearon el secuestro en modalidad de paseo millonario contra la periodista como parte del plan para intimidarla.

Rojas fue señalado de haber ordenado la recolección de información privilegiada sobre los movimientos de Duque y sus familiares. Por estos mismos hechos es investigado el exsubdirector del DAS, José Miguel Narváez –quien ya fue sentenciado a 30 años de prisión por el crimen de Jaime Garzón-, los exfuncionarios del organismo de seguridad, William Merchán, Ronald Rivera y Néstor Javier Pachón.

Le puede interesar: Familia de Jaime Garzón se opone a que caso del coronel (r) Plazas pase a la JEP

En octubre de 2017 la Fiscalía General calificó como un crimen de lesa humanidad los actos de tortura y persecución que adelantó el DAS en contra de la periodista, hecho por el cual el expediente recibió el calificativo de imprescriptibilidad.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido