Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Rafael Uribe Noguera y la Cárcel de Valledupar, conocida como La tramacúa
Rafael Uribe Noguera y la Cárcel de Valledupar, conocida como La tramacúa
Fotos de Colprensa

“Encontré un zapatico blanco de una niña, ahí el mundo empezó a cambiar”. De esta forma Francisco Uribe Noguera relató lo que ocurrió en el parqueadero del edificio Equus 66 cuando revisaba la camioneta de su hermano Rafael Uribe Noguera.

Francisco Uribe, quien declara en su propio juicio, recordó cómo entró al parqueadero del segundo nivel del edificio y ahí encontró la camioneta que utilizaba su hermano.

Lea además: Secuestro de Yuliana Samboní lo cometió Rafael Uribe en camioneta de su cuñada

“Ahí yo lo vi (…) automáticamente lo que hice fue ver si el carro estaba abierto, jalé la manija de la puerta del conductor, el carro está abierto, abrí la puerta, vi el interior del carro y en su interior estaba un zapatico blanco”, manifestó Francisco Uribe Noguera con la voz entrecortada.

Reseñó que “yo venía tranquilo a buscar un hermano que no aparecía, y era normal que no apareciera, mi hermano tenía problemas de alcohol y de droga desde hace 15 años y era un desastre esa situación. Era normal que el tipo no apareciera, pero esto era una situación completamente diferente, entonces cerré el carro y dije ‘tengo que ir a preguntarle a Rafael qué pasó’”.

Lea también: Las versiones de Rafael Uribe Noguera sobre el secuestro de Yuliana Samboní

Ante las preguntas de su abogado, el declarante aseguró que no movió el zapato puesto que entró en pánico. “Dije ¿qué es esto? Lo único que hice fue apoyarme en la silla del conducto, es difícil explicarlo con palabras porque no hay nada que se pueda comparar con eso. Me volteé, me di la vuelta y casi que en automático mi cerebro lo que dijo fue ‘Catalina ya dijo que el apartamento está cerrado, váyase por la azotea”.

 

Testimonio de Francisco Uribe Noguera

Al ver que era imposible subir por el muro, Francisco empieza a llamar desesperadamente a Rafael para pedirle que le abriera la puerta del apartamento.

Debido a que no recibió ningún tipo de respuesta decide treparse para poder llegar hasta el apartamento ubicado en el sexto piso. "Miro el cuarto principal y veo que hay mucho aceite en el piso y una botella (...) No se ve a nadie, mi primera impresión fue 'este apartamento está vacío'".

Cuando logra entrar al balcón ve a una sombra que es la de su hermano. “Abro la puerta que estaba cerrada y agarro a Rafael y me entra una ira absoluta sobre todo porque la niña que estaban buscando tenía la edad de mi hija mayor".

"Lo empujo con toda mi fuerza sobre y le empiezo a gritar de todo, y le digo 'Rafael hp, usted qué hizo la niña, dónde está la niña, yo en el carro vi un zapato, usted es un hp, esa niña tiene la misma edad que mi hija, no sé cuántas groserías le alcancé a decir, lo tengo súper duro (…) le digo lo voy a matar", recordó Francisco al señalar que todo fue a los gritos.

Sin embargo, en ese momento notó que su hermano estaba en trance, tenía los ojos desorbitados, ojeras y aparentaba no haber dormido en mucho tiempo.

Le puede interesar: Así Rafael Uribe Noguera narró muerte de Yuliana Samboní a sus hermanos

"Ese tipo no es Rafael, yo estaba empujando a un tipo completamente sudoroso, sin dormir, con los ojos totalmente vidriosos como si tuviera una tela, y lo único que me dice ‘es cuál niña, usted de qué me está hablando, por favor no me pegue’. Yo no soy capaz de pegarle, pero le sigo insistiendo dónde está la niña a los alaridos”, manifestó.

Cuando eso estaba sucediendo escuchó que afuera del apartamento su hermana Catalina estaba gritando y peleando con alguien. Debido a esto soltó a Rafael, golpeó un muro para poder abrir la puerta y dejar entrar a su familiar. “Se me pone el portero y me dice ¿todo está bien?  Me habla por encima del hombro y dice ‘Don Rafa, ¿todo está bien? Y yo le cierro la puerta”.

“Rafael me dice que la niña se bajó en la (Avenida) Circunvalar y ella se pone a llorar, yo me pongo a llorar (…) Primero Rafael me niega que cuál niña y después yo le digo que había un zapato y me dice que la recogió pero ella se bajó”, manifestó Francisco Uribe Noguera.

La Fiscalía General acusó a Francisco y Catalina Uribe Noguera por el delito de encubrimiento en secuestro. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.