Cargando contenido

Entre 500 mil y dos millones de pesos aparentemente exigía el asistente de un fiscal en la sala de denuncias de Boyacá.

Fachada de la Fiscalía
Fachada de la Fiscalía.
Colprensa

Un anónimo dejó al descubierto la aparente exigencia de dinero que supuestamente Rafael Sierra Avella estaba haciendo a varios de los procesados por diferentes delitos en Sogamoso (Boyacpa), para intermediar y conseguir beneficios como detenciones domiciliarias.

El documento, que llegó a la Dirección Seccional de Fiscalías de Boyacá, relataba como el funcionario aparentemente conseguía los contactos de los sindicados y también, cómo les solicitaba el pago de sumas de dinero que variaban entre 500 mil y dos millones de pesos.

En otras noticias: Fiscalía logró esclarecer el 58% de los crímenes de líderes sociales

En la investigación que adelantó la Fiscalía se descubrió que a dos personas que estaban implicadas en investigaciones por los delitos de homicidio y violencia intrafamiliar, también las contactó el asistente del fiscal adscrito a la Sala de Denuncias de Sogamoso (Boyacá).

De acuerdo con lo que manifestó una de las víctimas, Sierra Avella se ubicaba en la zona de ingreso de la Fiscalía y se encargaba de escuchar a los usuarios y les pedía sus contactos telefónicos. Después, concertaba encuentros en diferentes sitios y -supuestamente- les pedía dinero.

Lea también: Más de 40 personas han sido capturadas por crímenes contra líderes sociales

De acuerdo con la investigación, habría más víctimas de este funcionario. La Fiscalía le imputó el delito de concusión; sin embargo Sierra Avella no lo aceptó.

Un juez de control de garantías de Sogamoso (Boyacá) le impuso medida de aseguramiento con detención domiciliaria mientras avanza el proceso.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido