Cargando contenido

El manifestante se encadenó al portón del parqueadero de la Fiscalía y se declaró en protesta permanente.

El protestante asegura que no se irá del lugar hasta obtener una respuesta
El hombre completó dos días en las instalaciones de la Fiscalía bajo huelga de hambre
Suministrada por Juan Lozano

Encadenado en las instalaciones de la Fiscalía General en Bucaramanga permanece Abraham Alonso, un funcionario del CTI quien asegura que tomó la decisión de declararse en huelga de hambre desde hace dos días para rechazar la presunta sobrecarga laboral. 

El protestante indicó que no se moverá del lugar hasta que el fiscal General, Néstor Humberto Martínez, intervenga en la situación y busque alternativas que mejoren el clima laboral.

"La sobrecarga laboral está afectando la salud de los empleados, tanto en la parte física como en la mental. La situación más crítica llegó en el 2013 porque desde entonces estoy tratado psiquiátricamente por trastornos en el ciclo del sueño, por ansiedad y depresión y esto es debido a la sobrecarga", agregó el funcionario del CTI.

Una de las razones que motivó al funcionario de la Fiscalía a declararse en huelga de hambre es que se hayan definido vacaciones colectivas lo que implica que muchas áreas de la Fiscalía no pueden prestar el servicio a los ciudadanos. 

"No se puede atender porque si salen todos en vacaciones colectivas cómo va la gente a la Fiscalía. Antes, con las vacaciones individuales, salían de a grupos y se seguía prestando el servicio; pero ahora prácticamente mes y medio sin que la gente pueda hacer sus trámites porque salimos todos a vacaciones", afirmó. 

Abraham Alonso ubicó su vehículo a la entrada del parqueadero de la Fiscalía en Bucaramanga, encadenó el portón del mismo y permanece en el lugar bajo huelga de hambre para rechazar la presunta sobrecarga laboral en la institución.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido